Los beneficios de la ciudadanía italiana

Los beneficios de la ciudadanía italiana

(CABA) Solicitar el reconocimiento de la ciudadanía italiana es un derecho que tiene todo italo-descendiente residente fuera de Italia. Evidentemente, acceder a éste implica una serie de papeleos entre partidas de nacimiento, matrimonio y defunción, y por supuesto una paciencia de santo para soportar los tiempos bíblicos de algunos consulados a la hora de atenderte.

Pero, ¿cuáles son los beneficios?

1 Libre tránsito en la Unión Europea

Cuando obtienes la ciudadanía italiana te conviertes en la práctica en un ciudadano europeo, obviamente dentro de lo que respecta a los países pertenecientes a la Unión Europea (UE), y como tal puedes transitar o vivir en cualquier país de la UE sin ningún problema, y prescindir de visa para estudiar o trabajar.

El hecho de ser ciudadano italiano conlleva también una serie de responsabilidades en tu país de residencia como si estuvieras viviendo en Italia, por ejemplo, cuando hay elecciones políticas, te llegará el sobre electoral para que elijas a los senadores y diputados que te representarán en el Parlamento Italiano. Los italianos y sus descendientes residentes en Sudamérica están agrupados en la Circoscrizione Estero – America Meridionale, qué quiere decir esto, que nuestros candidatos a senadores y diputados según la ley deben ser residentes o nacidos en cualquier país sudamericano.

2 Atención médica en Italia

Si cuentas con ciudadanía italiana y quieres viajar a Italia para recibir atención médica u hospitalaria, lo puedes hacer, siempre y cuando avises previamente al Consulado de Italia de tu país que viajas por ese motivo, ya que al estar inscrito en el aire, debes solicitar en la sede consular un documento de status de ciudadano italiano residente en el exterior para que puedas atenderte en el Servizio Sanitario Nazionale de Italia.

3 Candidatear al Parlamento Italiano

También, como ciudadano italiano, puedes postularte a puestos de trabajo en el sector público italiano, y si te gusta la política puedes candidatearte como senador o diputado. Pero siempre y cuando las leyes para este caso sigan siendo las mismas, ya que dentro de poco habrá un referéndum y si gana el SI, lo más probable es que sólo te puedas postular para diputado.

4 Beneficios estudiantiles

El deseo de estudiar en Europa es una de las principales motivaciones de los jóvenes que solicitan la ciudadanía italiana. La buena noticia para los que ya la tienen es que al contar con un pasaporte europeo, no tendrán que preocuparse por los visados a los países de las universidades más solicitadas, como son las de Inglaterra e Irlanda. Pero, Inglaterra está por salir de la Unión Europea, pero como esto recién será en 2019, todavía tienes tiempo para inscribirte en Oxford o Hogwarts.

Aquí debes tener en cuenta un punto muy importante, gran parte de los cursos de educación superior en la UE tienen un costo muy inferior para los ciudadanos de la unión con respecto a lo que normalmente paga un estudiante extranjero. Incluso estamos hablando de descuentos de hasta el 50% del valor del curso. Así que si esta no es una gran ventaja, entonces estamos viviendo en la dimensión desconocida.

5 Menos visas

Como ya hemos visto, la ciudadanía italiana garantiza la exención de visado para turismo, estudio y trabajo en todos los países de la UE, pero también en países como Estados Unidos, Canadá y Japón, donde como ciudadano europeo la visa de turista no será necesaria, y los demás visados serán mucho más asequibles.

Por lo tanto, si emigras con pasaporte italiano tendrás algunas ventajas que, evidentemente, no tendrías con otro pasaporte de algún país sudamericano; pero eso no quiere decir que te compras un pasaje aéreo y te vas así nada más, ¡no! Recuerda infórmate bien sobre las leyes de los países donde quieres emigrar antes de tomar un avión, mejor prevenir que lamentar.

6 Más trabajo

Como ciudadano italiano es más fácil encontrar un trabajo decente y bien pagado en Europa. Debes tener en cuenta que las ofertas y oportunidades de trabajo aumentan en gran medida para los ciudadanos europeos, ya que muchas empresas requieren que el candidato sea europeo o que sea un residente legal, pues no quieren asumir la responsabilidad y los costos de solicitar un permiso de trabajo para un extranjero.

S.C.