Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Los asalariados, cada vez más lejos del sueño de la casa propia

El precio de los inmuebles creció mucho más que la inflación y el dólar y los salarios no subieron al mismo ritmo.

(CABA) En los últimos 14 años, el mercado inmobiliario dejó dos conclusiones básicas. Por un lado, que el precio de los inmuebles creció mucho más que la inflación y el dólar, con lo cual quedó comprobado que los ladrillos resultaron ser un buen resguardo de valor. Pero también, que los salarios no subieron al mismo ritmo. Con lo cual, se hizo cada más lejana la posibilidad de comprar una propiedad.

Un reciente informe de Reporte Inmobiliario consignó que desde el 2001, el valor en pesos de un departamento en Almagro, por ejemplo, se multiplicó por 30. El dólar creció de 1 a 15, tomando la cotización “blue” y el salario redujo a la mitad su poder de compra inmobiliaria.

“Sucede que por un lado, el valor inmobiliario subió más porque siguió el curso de los precios de la Construcción, que creció 25 veces en ese lapso”, cuenta José Rozados, analista de RI. “Esto puede resultar una buena noticia para un inversor por la garantía del resguardo de valor que habría obtenido por su tenencia de propiedades, pero resulta negativa si se la considera en comparación con el crecimiento de los salarios ya que se amplió la brecha entre los ingresos y los valores de las propiedades en pesos”.

“Claramente, cuando los sueldos se quedan quietos, la gente no califica para acceder a un crédito y se estanca la venta”, señala Sergio Rapisarda, dueño de la inmobiliaria que comercializa en la zona de Caballito.

El empresario recuerda todos los vaivenes del mercado en la última década: desde la crisis del 2002 “cuando no sabíamos qué tasar”, recuerda. Pasando por la utilización de las cuasimonedas hasta el mejor momento de las ventas entre el 2003 y el 2005 que derivó en la declinación vertiginosa de las ventas a partir del cepo al dólar, en noviembre del 2011.

“Desde diciembre del año 2001, cuando un peso era convertible en un dólar hasta este julio del 2015, cuando el acceso al dólar está restringido y el valor está desdoblado según el tipo de mercado de referencia que se tome, la inversión en real estate logró rendimientos positivos si se la mide en pesos frente a otras variables”, señala el informe de RI. “Así, el valor del dólar oficial creció desde el último mes del año 2001 algo más de 9 veces; el índice de precios al consumidor medido por el IPC INDEC hasta el año 2007 y luego corregido por el IPC /San Luis, pasó de 1 a casi 13 hasta mayo del 2015, mientras que los salarios de acuerdo al índice de evolución salarial del INDEC crecieron algo más de 15 veces en el mismo periodo”.

Rozados concluye: Quien tenía, por ejemplo $40.000 o dólares para comprar un departamento de dos ambientes en Almagro, en 2001, hoy tiene una propiedad de más de $1,2 millones. Es decir, el capital invertido en inmuebles se defendió de la inflación, la superó y se incrementó tanto en dólares nominales como en reales. Sólo fueron superados por el índice Merval, otra variable de comparación, que sí bien aventajó a la opción ladrillera tiene una mayor volatilidad a lo largo del período frente a una tendencia mucho más constante de la opción inmobiliaria.

casa propia2

Comentarios

Ingresa tu comentario