Buenos Aires, 23/03/2017

Los 1500 locales nocturnos de la ciudad son controlados por solo 79 inspectores

Los agentes que estuvieron en la fiesta dicen que no vieron irregularidades; investigan si hubo el doble de público permitido

(CABA) No vieron nada. Ni que se vendiera droga en la fiesta Time Warp, ni que se consumieran pastillas, ni que los organizadores cortaran el agua en los baños de Costa Salguero para comercializar mejor las misteriosas botellas de agua de dudosa procedencia, ni que hubiese probablemente casi el doble de las personas que se decía que había.

Gustavo Alberto Herms, Néstor Ricardo Cella y Pablo Germán Fontanellas, inspectores de la Dirección General de Fiscalización y Control de la Ciudad, de la Gerencia de Eventos Masivos, fueron citados por el juez Sebastián Casanello para que cuenten qué observaron el viernes pasado, cuando supervisaron el lugar hasta entrada la madrugada del sábado. Ellos no vieron nada.

La Ciudad tiene un plantel con apenas 79 inspectores -algunos son arquitectos- para controlar toda la actividad nocturna. Están divididos en equipos y hacen un promedio de 100 operativos los sábados. Ese número de inspectores debe vigilar los más de 1500 objetivos, entre pubs, quioscos, boliches (locales bailables de clase C), estadios y complejos.

Los tres inspectores declararon que había 10.950 personas en la fiesta sobre la base de dos coordenadas: la cantidad de entradas vendidas, el cálculo de las dimensiones del lugar y los asistentes por metro cuadrado. Pero, el juez Sebastián Casanello investiga, a partir del cruce de mensajes entre los organizadores, si en la fiesta hubo casi el doble: 20.500 personas.

De confirmarse esa cifra, se comprobaría que se sobrepasó la capacidad: el lugar había sido habilitado para 13.000 personas. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario