Lo urgente y lo importante en materia de empleo

Lo urgente y lo importante en materia de empleo

(CABA) La corrección de los índices vinculados al trabajo y la economía obligan a redefinir prioridades al momento de aplicar políticas públicas y nos exige determinar cuáles son los aspectos urgentes y cuáles los importantes en materia de empleo, anticipando que no pueden atenderse unos por sobre otros, sino que deben ser complementarios.

Lo urgente, está vinculado a destinar acciones y recursos que ayuden a bajar los índices de pobreza de nuestro país, recién ahora asumidos, pero que vienen apaleando a nuestra sociedad desde hace muchos años.
En este sentido, las leyes direccionadas a favorecer el primer empleo, la reactivación de la obra pública que generará miles de puestos de trabajo, las políticas que buscan ayudar al desarrollo de las Pymes, el contacto con las empresas para evitar despidos, entre otras iniciativas, están siendo claves en la generación del empleo más inmediato, que apunta a que las familias puedan llegar a fin de mes con sus compromisos básicos.
En paralelo, se está trabajando en las cuestiones de fondo, en las bases que permitirán construir un mejor futuro para nuestro país. Y estas líneas de acción, están direccionadas a integrar al sistema a quienes hoy se encuentran excluidos.
En la Ciudad de Buenos Aires, ya están funcionado los Centros de Integración Laboral (CIL), que son espacios que ofrece el Gobierno de la Ciudad destinados a acompañar y asesorar a aquellos que se encuentren en situación de desocupación, subocupación o en la búsqueda de cambiar su perfil ocupacional.
Estos centros, que ya están funcionando en la Sede Central de la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio, ubicada en Bartolomé Mitre 575, y en el Barrio 31, tienen una característica importante que es la interacción entre el Gobierno de la Ciudad y el gobierno nacional, con empresas y organizaciones, generando una dinámica virtuosa que beneficia a los vecinos, ofreciendo nuevas oportunidades de empleo y capacitación laboral.
Algunos frutos de este circuito son los entrenamientos para el trabajo, los programas de inserción laboral y los cursos de formación profesional. El primer paso es la inclusión de las personas a este sistema, que permitirá luego, poder acceder a los diferentes programas de empleo.
Con los CIL se busca mejorar la empleabilidad de los vecinos de la Ciudad y facilitar la intermediación laboral. Para ello se cuenta con distintas herramientas para ayudar y acompañar a los vecinos tanto en la búsqueda de empleo, como en la adquisición y desarrollo de nuevas habilidades y conocimientos.
Los objetivos son orientar y acompañar a aquellos vecinos que tienen mayor dificultad para resolver sus problemas de empleo; asesorar a aquellas personas que tienen una barrera para conseguir un empleo; asesorar a aquellas personas que quieren capacitarse para mejorar sus posibilidades de acceder a un nuevo trabajo empleo y, finalmente, vincular a los vecinos con ofertas de empleo tanto del sector privado como del  público.
Para ello, se acercan posibilidades de empleo y capacitación para jóvenes que no han terminado sus estudios secundarios y se ofrecen alternativas de orientación y capacitación. Asimismo, se coordina con los vecinos diferentes capacitaciones específicas para acelerar el proceso de la búsqueda de empleo.
En conclusión, a partir de los diagnósticos ahora respaldados en índices con fundamento, se elige un doble curso de acción para abordar los temas vinculados al empleo. Por un lado, se toman medidas inmediatas, algunas paliativas, para comenzar a sacar a parte de la sociedad que se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Y, al mismo tiempo, se trabajo fuertemente en políticas de inclusión e integración, sólidas y duraderas.
Por Ezequiel Jarvis, Subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio de la Ciudad de Buenos Aires.
S.C.