Buenos Aires, 28/07/2017

Lo siniestro dentro de lo cotidiano es abordado en “Mala madera”

Segunda temporada de esta cuidadísima e inteligente

(CABA) Diego Cremonesi, que se lució como actor en Kryptonita, Solos, No soy un caballo, dirige su ópera prima desplegando una puesta ágil que respeta tiempos y remates humorísticos. Con amigos formados como él, entre otros, por Alejandro Catalán y a partir de un armado minucioso que incluyó improvisaciones, observación de films y ensayos a dos puntas entre La Plata y Buenos Aires durante casi tres años, buscó incorporar la idea del “había una vez” de los cuentos tradicionales, donde lo terrorífico se mixtura con la inocencia. La propuesta es espiar desde una ventana para aludir a un espacio más amplio que la escena mostrada, un afuera donde los personajes siguen actuando, como en el cine.

Una mujer prepara el desayuno de panes y té para los hombres de la casa: el esposo y un aprendiz de carpintería que vive con ellos. Esperan la visita del hermano de ella, desde Buenos Aires. La armonía sencilla de un joven matrimonio protestante en un pueblo galés del sur argentino. Algo parecido a La familia Ingalls pero con reproches y secretos debajo de la alfombra. Hay un exceso debajo de la charla amena, una incomodidad tenue como una piedrita en el zapato. Esta percepción es sólo la punta de un iceberg.

Hay alguna reminiscencia de Truffaut en el tratamiento del personaje de Jorge Eiro, con su acertadísima composición de Mariano. Con supervisión dramatúrgica de Walter Jacob, la ajustada ambientación escenográfica de Cecilia Orsini y un elenco impecable formado por Federico Aimetta, Eduardo Pérez Winter y Felicitas Kamien, es sencillamente, imperdible.

Las funciones se ofrecen en el Beckett Teatro, Guardia Vieja 3556, los domingos a las 18 hs. Para comprar, hacer click acá. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario