Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Lo que hay que saber para ser donante de órganos en la Ciudad de Buenos Aires

Miles de personas en estado de salud crítico esperan cada día que pase el milagro: que aparezca ese órgano que pueda prolongarles la vida.

Según datos oficiales del Ministerio de Salud porteño, en la Ciudad de Buenos Aires se realizaron 6.689 trasplantes en los últimos diez años; un promedio de 600 anuales. Y en lo que va de 2017, casi 330, de los cuales el 41% fueron de riñón, el 28 % de hígado, el 13% de corazón, el 5% de pulmón y el resto se reparten en otros órganos y combinados.

¬ En Buenos Aires se realiza la mayor parte de las operaciones del país.
El trasplante es un tratamiento médico complejo mediante el cual se reemplaza un órgano vital o un tejido enfermo sin posibilidad de recuperación, por otro sano. Para que llegue a efectuarse, se necesita contar con alta tecnología médica pero, fundamentalmente, se requiere de la solidaridad de la sociedad a través de sus donaciones: sin órganos, no hay trasplantes ni vida.

Los hospitales públicos porteños que realizan este procedimiento son el Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich y el Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez (en éste sólo se realiza trasplante hepático).
Dentro de la órbita de la Ciudad, también está el Hospital de Pediatría “Juan P. Garrahan”, aunque no depende de la administración local, y varias instituciones privadas.

La donación y el trasplante de órganos y tejidos se rige en todo el país por la Ley 24.193, que a partir del año 2006 incorporó las modificaciones introducidas por la Ley 26.066, donde se crea el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación. Allí se registra tanto la expresión de voluntad afirmativa como de oposición a la misma.

¬ Sólo con donaciones se puede dar más vida.
¿Quiénes pueden ser donantes?
Todas las personas mayores de 18 años y capaces legalmente. En el caso de menores de 18, serán únicamente sus padres o representantes legales quienes la autoricen. De no existir dicha manifestación expresa, la Ley vigente presume que la persona es donante.

¿Cómo es el trámite?
El procedimiento es personal, anónimo y siempre revocable. Es una decisión libre de cada persona, que se mantiene “bajo llaves” hasta su deceso y que no se adjudica previamente a una persona específica, salvo en los casos de donantes renales y hepáticos con vínculo familiar.

Se calcula que con cada donación se puede mejorar la calidad de vida de más de 7 personas; la del paciente y la de sus familiares. Pero es una decisión que debe ser tomada en forma libre y para la cual se deberá contar con la información suficiente. Para ello, la Ciudad cuenta con el 0800-333-6627 (DONAR), la línea telefónica para asesoramiento, a través de la cual los interesados también pueden inscribirse.
¬ 0800-333-6627 (DONAR), el número para evacuar dudas y convertirse en donante.

¿Dónde se realiza la manifestación de voluntad?
• En el Instituto de Trasplante de la Ciudad de Buenos Aires, Combate de los Pozos 1881, 3º piso, CABA.
• En eventos de la Ciudad en los que participa el Instituto de Trasplante (se informa oportunamente a través del sitio www.buenosaires.gob.ar y redes sociales oficiales).
• En la página web del INCUCAI.

Instituto de Trasplante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Fue creado por la Ley N° 3294/09. Es el organismo dependiente del Ministerio de Salud porteño, responsable de coordinar, regular y desarrollar todos los procesos de donación y trasplante de órganos y tejidos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, de acuerdo a la Ley 24193 y modificatoria Ley 26066.

Cuenta con:
• Una guardia operativa que funciona los 365 días del año.
• Equipo interdisciplinario de técnicos y profesionales.
• Una red de Coordinadores Hospitalarios que agiliza el proceso donación-trasplante.
• Un equipo de difusión y educación para la promoción de la donación.
• Un grupo de trabajo social para la atención de los derechos sociales de los pacientes.

Cómo es el proceso de donación y transplante de órganos, paso a paso


1- Comunicación médica:
cuando un paciente fallece en una unidad de terapia intensiva de cualquier establecimiento de salud, el medico a cargo es quien inicia el proceso de donación de órganos y tejidos, tras comprobar signos clínicos de muerte encefálica. Da aviso de la existencia de un potencial donante al organismo jurisdiccional que, en la Ciudad de Buenos Aires, es el Instituto de Trasplante.

2- Certificación de la muerte: se constata el fallecimiento de la persona bajo criterio de muerte encefálica y la viabilidad de los órganos y tejidos, a los efectos del trasplante.

3- Mantenimiento de los órganos: por medios artificiales se mantienen oxigenados los órganos y se realizan estudios de laboratorio que garantizan las condiciones óptimas para ser trasplantados.

4- La voluntad de donación: se constata en el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación si la persona fallecida dejó constancia expresa de su voluntad de donar los órganos. Si no dejó manifestación expresa, la Ley vigente considera que la persona es donante. Se le solicita a la familia que dé testimonio de última voluntad respecto a la misma (aunque siempre se respeta la voluntad del fallecido). Si manifestó su voluntad afirmativa, se informa a la familia y se continúa con el proceso de donación para el trasplante.
En caso de menores de 18 años son los padres o representantes legales quienes deciden sobre la donación de órganos y tejidos.

5- Búsqueda de receptores: con las características biológicas y el grupo sanguíneo del donante se inicia la búsqueda de los posibles receptores (de acuerdo al grado de urgencia de los receptores, la compatibilidad biológica entre donante y receptor y la antigüedad en lista de espera) a través del Sistema Informático Nacional de Trasplante de la República Argentina –SINTRA.

6- Asignación y ablación: se asignan los órganos y mientras los centros de trasplantes se preparan para los implantes, en el hospital donde se encuentra el donante se inicia la ablación (extracción de órgano). Una vez finalizada la misma, se entrega el cuerpo del fallecido a la familia y se trasladan los órganos bajo estricto estado de asepsia.

7- El trasplante: se realiza la operación médica a los pacientes que estaban inscriptos en lista de espera. Los pacientes sin cobertura social cuentan con programas que garantizan el acceso al trasplante y a la medicación inmunosupresora. Las obras sociales y el sistema de medicina prepaga están obligados a cubrir los gastos de los estudios médicos y el trasplante.

Comentarios

Ingresa tu comentario