Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Llegaron los robots-periodistas ¿la muerte del periodismo?

Un dilema.

39daaeb58bd70b2880ac9f49e00a6adf19c1c8ae_1600

(CABA) Si pasaste las últimas semanas leyendo artículos en la web, hay grandes probabilidades de que hayas leído algo escrito por un robot sin siquiera darte cuenta. Los robots escritores son algoritmos que recolectan y analizan información que, luego, transforman en narrativas legibles. Muchas redacciones, como la de Los Angeles Times o Forbes, actualmente los usan. Incluso Wikipedia tiene artículos que no fueron escritos por humanos.

La bienvenida a estos robots periodistas ha sido variada: algunos creen que utilizarlos pueden ser de gran ayuda, mientras otros creen que se trata tan solo de otra señal que muestra la devaluación de los profesionales creativos.

Para ver por ti mismo si estos robots pueden ser de utilidad o entender su impacto en el trabajo creativo, empecemos por conocer a uno de ellos.

Este es el robot periodista que escribe para AP y Yahoo

Creado por Automated Insights, Wordsmith es una plataforma que puede tomar cualquier tipo de información estructurada y generar una narración en inglés e base a eso. Como no necesita breaks, días libres o largas horas de investigación, puede producir 2 mil artículos simples por segundo. Es decir, más de un billón de historias para fin de año.

Lo que puede ser sorprendente para la mayoría es que la “voz” de Wordsmith no es completamente robótica: puede adaptarse dependiendo del contexto. Por ejemplo, escribió piezas objetivas como este reporte de ganancias corporativas en Radio Shack para Associated Press. Pero también puede generar piezas de conversación como panálisis personalizados de Fantasy Footballs para Yahoo.

Sin embargo, hay límites significativos dentro de sus poderes.

¿Puede un robot ser storyteller y líder?

Aunque los robots periodistas pueden construir ciertos tipos de artículos basándose en información, es probable que tengan problemas con un componente clave de la publicación: storytelling y liderazgo.

Soy la persona de esta compañía que probablemente hace la mayor cantidad de las piezas líderes”, asegura James Kotecki, Media and PR Manager para Automated Insights. “En este caso, ningún robot o algoritmo tomó mi trabajo”, sentencia.

Como ejemplo, Kotecki cita los reportes automáticos de ganancias corporativas que generó Wordsmith para Associated Press. Estos pequeños documentos brindan detalles acerca de las ganancias y pérdidas de la compañía, cómo cobran de acuerdo a las predicciones de los analistas y cómo va el stock price.

Luego, si quieres tener un contexto adicional o un análisis cualitativo, debes tener un humano como parte del proceso”, asegura Kotecki. “Eso significa que los periodistas involucrados continuarán estando allí, tomando citas de los CEOs, y agregando contexto en todo lo que sucedió en el reporte de ganancias”.

El ascenso del contenido personalizado e híper escalable

A comienzos de este año, cubrimos tres formatos de contenido que están a punto de despegar y uno de esos es la experiencia y el contenido personalizado. Los robots escritores son una bendición para el contenido personalizado, ya que pueden segmentar automáticamente el contenido dependiendo de la información del lector y sus preferencias. Wordsmith, por ejemplo, habrá creado un cuarto de billón de recaps de Fantasy Football para el final del año. “No solo estás adquiriendo clientes comprometidos y contenido personalizado acerca de lo que estás vendiendo y ofreciéndoles, sino también estás recolectando data muy importante sobre ellos”, comentó Kotecki.

Pero el éxito de esas experiencias personalizadas depende de la data, de acuerdo al Dr. Lemelshtrich Latar.

Asumiendo que los perfiles digitales son precisos, esto podría tener un gran efecto en el ROI de estos negocios, sus estrategias promocionales y el desarrollo y diseño de sus productos”, sostiene Lemelshtrich Latar. “Conocer las preferencias de sus clientes les permitirá a estas empresas dirigir campañas de medios al target y, más importante aún, ofrecerles a los clientes productos que encajarán con sus intereses incluso antes de que éstos se den cuenta”.

R-O-I, robot

Para los brand publishers, los robos escritores pueden realizar otra función: analizar y reportar métricas de marketing. Wordsmith for Marketing, una versión más pequeña de la plataforma que se integra con Google Analytics y crea reportes de clientes para agencias de marketing digital.

Las agencias de marketing tienen equipos de personas en donde su única responsabilidad es la de reportar”, dijo Kieran Wilson, Digital Marketing Manager de Automated Insights. “Entonces, en lugar de que las personas pasen horas y horas en Google Analytics, analizando y buscando en tendencias, paterns y correlaciones, y produzcan el reporte para sus clientes, este es un proceso totalmente automatizado”.

Más tiempo para que los humanos periodistas “hagan cosas humanas”

¿Puede Wordsmith escribir una novela?”, le preguntaron muchos a Kotecki. La respuesta es que, en teoría, es posible si puedes dilucidar la forma de estructurar la data necesaria para crear una historia convincente. “El problema es que, para el momento en el que puedas crear una base estructurada y masiva con todas las variables que podrían incluirse en una novela ficcionada, probablemente terminarías perdiendo más tiempo en crear la base y ver cómo configurar Wordsmith que escribiendo una novela en la forma tradicional”, aseguró.

En otras palabras, los robots periodistas pueden definitivamente ser útiles para analizar data y generar reportes sobre aquella información en el lenguaje natural, y pueden hacerlo a escala. Pero tiene serias limitaciones y, como resultado, el storytelling es todavía un juego de humanos.

Si estamos automatizando algo, será mejor y más rápido que lo que un humano puede hacer”, sostiene Kotecki: “pero eso deja más lugar para que los humanos hagan cosas humanas más divertidas”.

Fuente: redinnova

Comentarios

Ingresa tu comentario