Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Literatura erótica como terapia para la tercera edad

Especialistas en gerontología lo afirman tras estudios en talleres con mayores de 65 años. (CABA) En el V Congreso Panamericano de Gerontología y Geriatría celebrado en Cartagena, se expuso al respecto: “Nada le da más sentido a la vida que el amor. Y puede ser tan efectivo que hasta elimina el uso de antidepresivos”. Así lo afirmó el psiquiatra Rafael Alarcón, coordinador de la sección de Gerontopsiquiatría de la Asociación...

descarga (1)

Especialistas en gerontología lo afirman tras estudios en talleres con mayores de 65 años.

(CABA) En el V Congreso Panamericano de Gerontología y Geriatría celebrado en Cartagena, se expuso al respecto: “Nada le da más sentido a la vida que el amor. Y puede ser tan efectivo que hasta elimina el uso de antidepresivos”. Así lo afirmó el psiquiatra Rafael Alarcón, coordinador de la sección de Gerontopsiquiatría de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL).

Vargas Llosa, Borges, Andahazi, Peri Rossi, Neruda, García Márquez, Amado y hasta el Marqués de Sade o Boccaccio con su Decamerón son parte de esta iniciativa que a través de la literatura repercute en procesos esenciales en la tercera edad: estimular los sentidos y mantener las reacciones corporales; estimular las funciones cognitivas; evitar el avance del deterioro cognitivo; seguir motivados con la existencia, y aceptar la muerte.

“Los que al principio del curso decían que se desorientaban o se perdían en la calle, después de leer una obra como Justine, por ejemplo, son capaces de describir Salvador de Bahía, sus callejuelas, el mercado y los aromas de la cocina del personaje principal. Memorizan los detalles y los pueden contar -precisó Alarcón-. Y todas esas capacidades las van aplicando en su vida cotidiana y mejoran muchísimo”, expuso el especialista a La Nación.

A su vez, se usará la literatura policial (los textos de Ricardo Piglia tendrán un lugar de privilegio) para poder comparar los resultados con los de la literatura erótica.

Comentarios

Ingresa tu comentario