Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Libertad de expresión

De aquella crisis traumática de 2001 que el grito popular rezaba “que se vayan todos que no quede ni uno solo” a nuestros días ha corrido mucha agua bajo el puente.

Escribe Carlos Guzzini

carlos-guzzini
De aquella crisis traumática de 2001 que el grito popular rezaba “que se vayan todos que no quede ni uno solo” a nuestros días ha corrido mucha agua bajo el puente.
Pero tengo esperanza, se ha incorporado mucha gente nueva a la política y sobre todo muchos jóvenes. Nuestro espacio el PRO es un verdadero ejemplo y lo estamos demostrando en la gestión, seguro que cometemos errores, el que hace se puede equivocar, pero el dominador común de los que lo componemos, es trabajar y trabajar para mejorar la calidad de vida de todos, para que cada vecino pueda tener acceso a una educación de excelencia y un trabajo digno que le permita crecer y cumplir sus sueños mínimos.

Son descaradamente visibles los actos de corrupción, el ataque a las instituciones, la soberbia del poder en su intento permanente por aparecer intocables. Fueron tan lejos, que ante tantos ataques, el Poder Judicial, parece abroquelarse detrás de fallos bien considerados por la opinión pública, que entusiasman. La tecnología, las redes sociales, y sobre todo los medios de comunicación, tienen un papel fundamental.
El pasado 7 de junio, saludamos junto a Cristian Ritondo en nuestro querido barrio de Villa Devoto, más precisamente en el Club Félix Marino, a los periodistas y propietarios de medios de comunicación barrial en el día del periodista. En un muy rico ida y vuelta de preguntas y respuestas, sin restricciones, los medios pudieron obtener información directa del funcionario, nosotros, reafirmamos algo muy importante para la gestión que es la preocupación que tiene la comunidad por algunos temas y que los medios de comunicación barriales reflejan con tanta claridad, porque es su trabajo, informar sobre lo que le interesa al vecino.
Siempre he tenido una buena relación con la comunidad, atendiendo en la medida de lo posible personalmente a quien quiera hacerme algún reclamo, pero todas las mañanas leo los medios barriales por la Web, y muchas veces obtengo información muy buena para encarar la problemática de la gestión, por lo que considero que la información de la prensa libre, es fundamental para encarar mi tarea diaria. Sin libertad de prensa no hay Democracia.
Por eso estoy muy conforme con la Ley 4565 que garantiza la libertad de expresión en la Ciudad de Buenos Aires, sancionada hace pocos días por la Legislatura Porteña, que entre los principales puntos se destaca que la Ciudad “garantiza el derecho de todas las personas de buscar, expresar, recibir y difundir libremente, por cualquier medio de su elección, informaciones, opiniones, ideas y manifestaciones culturales de toda índole, sin ninguna restricción directa o indirecta, ni censura de ninguna clase”, y que la garantía se brinda “dentro del marco armónico y determinaciones que surgen de la Constitución Nacional, los Tratados Internacionales con jerarquía constitucional y la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires”.
Un ejemplo significativo es la reflexión de Juan Perón durante su tercer Presidencia y que la explica muy bien durante el encuentro realizado en el Teatro Nacional Cervantes ante el Congreso Nacional Justicialista el 24 de mayo de 1974 y parece dicho para nuestros días:
“han mentido tanto que el castigo es el natural ahora, cuando digan la verdad no les van a creer. Y esto lo he comprobado en mi gran experiencia. En 1945 cuando comenzamos nuestra acción, teníamos todos los medios de comunicación en contra, y ganamos. En 1955 teníamos todos los medios a nuestro favor y nos echaron. En 1973 todos esos medios estaban otra vez contra nosotros y ganamos.”
“De manera que hay una verdad que se abre paso entre la maraña de mentiras y simulaciones que se esgrimen. El estar con la verdad es estar con la realidad.”

(*) Presidente Comuna 11

Comentarios

Ingresa tu comentario