Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

“Letras argentinas”: encuentro de escritores y editores en el C. C. Paco Urondo

Este encuentro, impulsado desde la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, tiene como fin reflexionar sobre la extrecha relación entre arte y política. (CABA) El Ministerio de Cultura de la Nación y la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) organizan La letra argentina. Lenguajes, política y vida en el siglo XXI. Se trata de un encuentro de escritores, críticos, editores y académicos con el objetivo de reflexionar sobre...

Este encuentro, impulsado desde la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, tiene como fin reflexionar sobre la extrecha relación entre arte y política.

Critor-700x409

(CABA) El Ministerio de Cultura de la Nación y la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) organizan La letra argentina. Lenguajes, política y vida en el siglo XXI. Se trata de un encuentro de escritores, críticos, editores y académicos con el objetivo de reflexionar sobre estética, identidad, política y literatura.

Las actividades se llevarán a cabo el jueves 6 y el viernes 7 en el Centro Cultural Paco Urondo. Participarán Josefina Ludmer, Carlos Gamerro, Jorge Panesi, Daniel Link, Sergio Chejfec, Luis Gusmán, Matilde Sánchez, Hernán Vanoli, Mariana Enríquez, Sergio Olguín, Paula Pérez Alonso, Mariano Quirós, Sergio Raimondi, Marcelo Figueras, Juan Diego Incardona, María Pía López, Daniel Freidemberg, Roberto Raschella, Miguel Vitagliano, Florencia Garramuño, Juan Ignacio Boido, Sebastián Scolnik, Arturo Carrera, Claudio Zeiger y Luis Chitarroni. El encuentro forma parte de las actividades que lleva adelante la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, a través del programa “Imaginación Cultural”.

Desde la creación de la Secretaría imaginamos poder reunir a escritores y críticos que pudieran dar cuenta del estado de la palabra y la escritura en esta época“, explica el titular de esa Secretaría, Ricardo Forster. “En ese sentido concebimos La letra argentina con ánimo de convocar a diversas voces, tradiciones y miradas sobre diferentes temas que nos parecían trascendentes hoy: circulación de libros, literatura y política, vida, estética. En la historia cultural de nuestro país muchas veces se ha pensado el estado de la literatura argentina. Tanto David Viñas como Nicolás Rosa son referencias ineludibles. Creemos que hace tiempo que no se generan espacios que trasciendan lo específicamente académico, editorial o periodístico. El Ministerio de Cultura quiere hacerse estas preguntas y proponer espacios de debate amplios, que rescaten la figura del escritor contemporáneo.”, continúa.

En cuanto a la utilización de la palabra lenguajes en plural, contesta: “Supone la idea de que no hay una literatura única, y que la ‘letra argentina’ está presente en varios textos y prácticas discursivas. La letra argentina evoca resonancias desmesuradas. Desde La lira argentina, publicada en París en 1824, hasta La Internacional argentina de Copi, en pleno siglo XX. Hablar de la lengua en forma singular podría resultar discriminatorio y homogeneizante, en un país urdido por diversas tradiciones migratorias y autóctonas.

Forster señala también que el concepto de identidad nacional a que alude La letra argentina, siempre ha sido polémico, que la identidad nacional es una querella conceptual, un tema complejo que muestra que la Argentina se viene buscando a sí misma desde tiempos inmemoriales. Y agrega que parte del intento de revisionismo de La letra argentina tiene que ver con el estado de situación de la “identidad nacional“. En este sentido, los participantes del ciclo serán los encargados de dar testimonio de la vitalidad, y la potencia de eso que llamamos literatura argentina “que está viva y presente en un conglomerado que poco tiene que ver con generaciones y mucho más con capas sucesivas de lecturas, debates y circulación de libros. Aunque estas consideraciones también deberían ser puestas en discusión ya que, creemos, estamos en un punto máximo de apertura acerca de las posibilidades de una literatura que, como nunca antes, puede articular pasado y presente, futuro y presente, futuro y pasado.

El encuentro apunta a abordar la tradición no como algo estéril e inmóvil y evita girar en base a dicotomías como literatura y mercado o enfrentamientos de programas literarios que hace rato ya se han mezclado y vuelto heterodoxos. “Pero nos parece –dice Forster– que todavía tiene sentido hacer de los debates un punto de reunión y posibilidad de intercambio y síntesis. Así, proponemos hablar de la circulación de los libros, de las nuevas formas de fusión entre literatura y vida, de los nuevos usos de géneros populares, del estado de la lengua en la que escribimos y nos comunicamos, de la historia y la política, del pasado y el presente. La tradición es parte de la memoria insoslayable de este país, aunque siempre sujeta a ser revisitada con la intención de pensarnos con cierta actualidad, sin dejar de mirar atrás, pero teniendo como horizonte lo prospectivo.

La relación entre literatura y política, un tanto dejada de lado por las críticas inmanentisas, es otro de los puntos del encuentro: “La política es la gran reinvención del presente, lo cual nos marca que no debe pertenecer ajeno a la letra contemporánea en cualquiera de sus expresiones.

Comentarios

Ingresa tu comentario