Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Leonor Acuña: “Me siento bien y cómoda al vivir en un país libre”

En el barrio de Balvanera, Leonor Acuña, participó de este proceso eleccionario utilizando para ello el DNI acorde con su identidad de género, dijo que se siente “libre” y “cómoda” al poder ejercer un derecho muchas veces resignado por miedo a la discriminación. (CABA) “Me siento bien, me siento libre y cómoda al poder decir que vivo en un país libre, donde me reconocen como una persona común que puede...

En el barrio de Balvanera, Leonor Acuña, participó de este proceso eleccionario utilizando para ello el DNI acorde con su identidad de género, dijo que se siente “libre” y “cómoda” al poder ejercer un derecho muchas veces resignado por miedo a la discriminación.
leonor acuña vota libremente

(CABA) “Me siento bien, me siento libre y cómoda al poder decir que vivo en un país libre, donde me reconocen como una persona común que puede ejercer sus derechos naturalmente”, aseguró a Télam esta mañana tras emitir su voto en la Escuela Nº 5 Nicolás Rodríguez Peña, del barrio de Balvanera.
Miembro de la Falgbt y de Attta, Leonor fue la tercera persona a nivel nacional en obtener el cambio de su identidad registral a través de un fallo judicial en 2011, un año antes de que se sancionara la Ley de Identidad de Género que consagró universalmente este derecho.
Por ello, es una de las pocas mujeres trans que en esta oportunidad ejercerán por segunda vez su derecho al voto con un DNI que consigna su verdadero nombre, aquel que se corresponde con su género autopercibido.
Antes de las elecciones de 2011, y a pesar de los 27 años transcurridos desde que había decidido exteriorizar su identidad femenina, nunca había votado por no tener que pasar por la humillación de hacer la fila de varones y ser llamada en voz alta con un nombre que no se correspondía con su manera de ser y vivir.
“Yo nunca había podido votar en mi vida porque no veía justo hacer una cola de varón cuando yo soy una mujer, me siento mujer y vivo como mujer. Además, sabía por otras chicas que se pasaban momentos desagradables y yo no quería eso para mí. Fue mucho tiempo de represión pero ahora con este DNI femenino sí quiero venir: tengo todo el derecho y quiero ejercerlo”, aseguró.
La discriminación no sólo le impidió a Leonor ejercer su derecho al voto durante 20 años, sino que además la empujó a emigrar a Europa, donde vivió por intervalos durante 12 años, entre 1991 y el 2005.
“Yo mucho tiempo tuve que vivir fuera porque no estaba cómoda en mi país y me sentía muy perseguida. Pero ahora, como las cosas cambiaron para mejor para nosotras, prefiero quedarme en mi país porque me siento bien”, concluyó.

Comentarios

Ingresa tu comentario