Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Legisladores, músicos y actores homenajearon al Bar Rodney

Quattromano, Ritondo y Lidia Saya declararon Sitio de Interes Cultural al Bar Rodney en Chacarita, en compañía de músicos como Diego Frenkel y Pity Alvarez. (CABA) El vicepresidente 1° de la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, Cristian Ritondo, junto a los legisladores del Pro, Roberto Quattromano y Lidia Saya; los músicos, Diego Frenkel y Cristian “Pity” Àlvarez; y el actor, Luis Luque, participaron del acto en el que...

Quattromano, Ritondo y Lidia Saya declararon Sitio de Interes Cultural al Bar Rodney en Chacarita, en compañía de músicos como Diego Frenkel y Pity Alvarez.

DSCN0882[1]

(CABA) El vicepresidente 1° de la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, Cristian Ritondo, junto a los legisladores del Pro, Roberto Quattromano y Lidia Saya; los músicos, Diego Frenkel y Cristian “Pity” Àlvarez; y el actor, Luis Luque, participaron del acto en el que se declaró al Bar Rodney, Sitio de Interés Cultural de la Ciudad. El evento contó con la presencia de varias figuras del rock nacional.

“Este es un lugar que pega fuerte en el alma porque cruzando la calle muchos tenemos a nuestros seres queridos –el bar está ubicado en el barrio de Chacarita, frente al cementerio-. Sin embargo el ambiente es un lugar placentero donde pude conocer a músicos, periodistas y actores”, señaló Quattromano, autor del proyecto.

Por su parte, Ritondo, sostuvo que “Rodney es más que un bar, es un ícono de la cultura rockera y under de la Ciudad de Buenos Aires. La cultura propia de barrios como este pasa por la identidad popular que caracteriza a sus vecinos y visitantes, identidad que caracteriza a la música, y en especial al rock, que empapa esta esquina y que hoy queremos destacar”.

Y agregó “este bar es la mística y la esencia de los que durante años lograron darle vida y llenarlo de magia, hasta llegar a considerarlo hoy su lugar de pertenencia; un lugar de encuentro que, habiendo surgido en este barrio de casas bajas y frente al Cementerio, pudo trascender los límites internacionales”.

Acerca de la canción “El Bar de la calle Rodney”, que compuso Frenkel junto a La Portuaria, el músico expresó que “fue inspirada en la mística y la esencia de su gente, en la poesía de Borges, Arlt y Leopoldo Marechal”.

La historia del Rodney comenzó en la década del 30 cuando abrió por primera vez como almacén de ramos generales con despacho de bebidas. Dada la cercanía de galpones, fábricas y “La Quema” rápidamente se convirtió en punto de encuentro obligado de conocidos personajes de esos tiempos.

En 1956 sirvió de locación para una película de Ángel Magaña y en 1974 para otra de “Palito” Ortega, mientras seguía funcionando el viejo almacén. Ya en 1978, Ramón Quintana -dueño de la propiedad, aún hoy- decide transformarlo en bar, respetando su arquitectura original.

En 1991, La Portuaria lo inmortaliza con su canción “El bar de la calle Rodney” y el videoclip que filmó en un día cualquiera y con la gente habitué. Al final de esa década, el Rodney cerró sus puertas.

Sin embargo, a principios de 2000, Pappo es quien insiste en reabrirlo y es así como un día después de su entierro, un amigo del “Carpo” se encargó de los trámites para que ese sueño se cumpla.

El mítico bar tiene además de una canción su propia película, “Rodney”, que filmó el director Diego Rafecas. Y en 2005 empieza, sin dudas, la etapa más ligada al rock.

Comienzan allí las ya célebres “Zapadas de los jueves” en las que participan Charly García, Juanse, Gabriel Carámbula, Cristian “Pity” Álvarez, Zeta Bosio y otros populares artistas. Ni los músicos de Rod Stewart, durante su estadía en Buenos Aires, se privaron de pasar un jueves a tocar rock&roll.

Varios comerciales para televisión se filmaron en el Rodney, donde David Byrne realizó junto a Diego Frenkel su video “Hoy no le temo a la muerte” y el mismísimo Francis Ford Coppola, acompañado por Vincent Gallo, fue para conocer el lado B porteño.

Comentarios

Ingresa tu comentario