Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Le robaron las manos a la estatua de Mariano Mores en San Telmo

La obra al gran pianista y compositor, esta en ubicada en la esquina de Chile y Balcarce.

(PBA) Dentro de cuatro días, la escultura del pianista y compositor Mariano Mores cumplirá un año de exhibición en una esquina del porteño barrio de San Telmo, pero no habrá mucho para celebrar. Desde hace algunas horas le faltan sus manos y parte de los brazos. Y no es la primera vez que la figura es víctima del vandalismo.

Mutilada. Así es el actual estado de la pintoresca obra, que fue colocada en Chile y Balcarce el 18 de diciembre de 2014. A comienzos de este año, la escultura ya había sido objeto de un acto de destrucción cuando le fue arrancada su mano derecha.

Como ocurre ante este tipo de hechos, la figura tendrá que ser desmontada del lugar para su reconstrucción, algo que, generalmente, queda a cargo de su autor. En este caso, se trata de un trabajo del escultor Carlos Benavídez, quien también creó la estatua de Edmundo Rivero, emplazada en la avenida Independencia y Balcarce, frente a El Viejo Almacén. Ambas obras fueron instaladas en medio de los homenajes por el Día Nacional del Tango.

Fuentes de la Ciudad informaron a LA NACION que el gobierno porteño colaborará con el escultor con el financiamiento de los materiales y calcularon que el arreglo podría costar algo más de 10.000 pesos.

El vandalismo contra monumentos dispersos en territorio porteño no es algo nuevo. Las figuras de Alberto Olmedo y Javier Portales, que recuerdan a los actores cómicos en la esquina de avenida Corrientes y Uruguay, fueron víctimas de grafitis en reiteradas oportunidades, por ejemplo.

Y en el Paseo de la Gloria de Costanera Sur, donde se erigieron esculturas de una decena de figuras argentinas provenientes de distintos deportes, la obra que homenajea a la tenista Gabriela Sabatini sufrió la sustracción de su raqueta. En ese momento, su reposición costó 12 mil pesos.

El gobierno porteño eroga entre cinco y siete millones de pesos mensuales para reparar daños ocasionados por vándalos en monumentos y frentes de edificios públicos, entre otros bienes. Ese dinero está presupuestado también para reponer cestos de basura, rearmar canteros y sembrar césped cuando una gran concentración deteriora a su paso el espacio público.

Comentarios

Ingresa tu comentario