Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Laura Laprida confiesa que para el sexo no tiene inhibiciones

Laura Laprida es actriz, hija de "la trilliza dorada" María Eugenia y la actriz que calentó la pantalla en una escena hot con el Chino Darín en "Historia de un clan".

Primero se vio la escena de alto voltaje sexual, que causó revolución. Luego llegaron las repercusiones. Y siguen. Laura Laprida (25) realizó una producción fotográfica muy sensual para una revista y allí se destapó: “Para el sexo no tengo inhibiciones”, asegura.

“Con la velocidad de un lince se quita el guardapolvo, se suelta el cabello y deja al descubierto su hermosa figura y su rostro perfecto. Mientras espera, repasa los libretos que en breve tendrá que interpretar”, escribe la cronista de la revista Caras de esta semana. Es que además de actriz, esta rubia se destaca como radióloga en el Hospital Fernández.

Al respecto, ya en el marco de la entrevista, Laprida afirma que la Radiología es su otra “gran vocación”. “No sé de dónde surge pero me encanta”, dice. “Soy dramática por naturaleza. Puedo encarar las cosas fuertes porque soy fría y me provoca una enorme adrenalina”, asegura y aclara que “ni loca” deja la carrera.

Claro, Laprida tuvo que volver a recordar esa escena hot con el Chino Darín en Historia de un clan (Telefe). “No me costó nada hacerla. Es la primera vez que hago algo tan fuerte y me pareció espectacular. Pensar que yo aseguraba que nunca haría una escena de sexo o un desnudo, y después estás en el momento y lo hacés”, explica y agrega: “No tengo inhibiciones con lo sexual, además el Chino es un gran profesional que me hizo sentir muy cómoda y con la dirección de Luis Ortega pude realizarlo con absoluta libertad. Me sentí muy cuidada”. Luego, detalló que cuando se enteró que tenía que hacer esa escena, lo primero que hizo fue avisar a su familia a través del grupo de  Whatsapp “Lapris”. El primero que contestó fue su padre: “Yo no lo veo”, dijo, mientras que su madre aseguró que estaba “Chocha y saltando en una pata”.

Al finalizar, asegura que esa frialdad que le provoca adrenalina puede llegar a influir mucho en su costado amoroso… Por eso le cuesta mucho enamorarse. Igual, para desgracia de varios, aclara: “No soy nada romántica ni estoy de novia, pero hace poco comencé una relación”.

Comentarios

Ingresa tu comentario