Buenos Aires, 21/07/2017

Las universidades pagas duplican la tasa de graduación de sus alumnos

El 42,9% se recibe en tiempo y forma contra el 25,5% de los estudiantes que van a las estatales

(CABA) El sistema universitario público argentino es quizás el más inclusivo de América Latina. Pero, según el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina, también es uno de los más “ineficaces”. Según datos oficiales analizados por el CEA, en el período 2009-2013 se graduó solo uno de cada cuatro alumnos que habían ingresado en el período 2003-2007: la tasa de eficacia de las universidades públicas es de apenas el 25,5%. En las privadas, en cambio, el porcentaje de graduación es casi el doble: 42,9%.

En términos absolutos, las universidades privadas representan solo el 22% de la matrícula universitaria. En 2014 las privadas tenían 403.373 alumnos; las públicas, 1.468.072. Sin embargo, ese mismo año las privadas aportaron un tercio de los graduados: 39.079, contra 81.552 en las públicas.

“En el sistema público, al no tener un proceso de selección externo a través de un examen de ingreso, la selección de alumnos se realiza dentro de la propia universidad. Esto provoca una mayor tasa de deserción; es una particularidad intrínseca del modelo”, señala Marcelo Rabossi, investigador de la Universidad Di Tella. En esto coincide con Alieto Guadagni, director del CEA, quien subraya que en los países con examen de ingreso los estudiantes “llegan mejor preparados a la universidad porque estudian más en la secundaria”.

Para Rabossi, además, hay una influencia del factor económico: “En el sector público, permanecer como alumno por encima del tiempo teórico de finalización de la carrera, o cambiar de carrera una y otra vez, no tiene un costo monetario. En el privado, sí”.

Rabossi también menciona diferencias organizacionales: “Se percibe un mayor control y un seguimiento más personalizado en las privadas. Resulta lógico: ahí perder un alumno es costoso en términos monetarios, mientras que este aspecto no afecta mayormente a las públicas”. Además, el especialista sostiene que la “mayor conflictividad” de las públicas, sea por reclamos docentes o conflictos administrativos, también puede funcionar como un factor de “expulsión” para ciertos alumnos. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario