Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

Las razones por las que no se debe recargar las botellas de plástico con agua

Ya sea para ahorrar o simplemente por comodidad, muchas personas recargan agua en botellas ya utilizadas, pero ésta puede ser perjudicial para la salud.

(CABA) Ya sea para ahorrar dinero, para evitar la contaminación producida por el plástico que puede tardar entre 100 y 1000 años en descomponerse o por una cuestión de comodidad, muchas personas eligen recargar la misma botella una y otra vez, día tras día. Sin embargo, esta puede ser una costumbre sumamente perjudicial para la salud.

Existen dos razones principales por las cuales no se deberían usar estos envases plásticos en más de una ocasión. Conocelas a continuación:

1. Acumulación de bacterias y otros microorganismos

El plástico es un material fácilmente corrosible. Por esta razón, con el uso del día a día se producen pequeñas fisuras en su superficie que constantemente están acumulando microorganismos -muchos de ellos provenientes de la boca- que pueden ser dañinos.

2. Contaminación con sustancias químicas

Estas roturas, que son lógicas teniendo en cuenta que los envases están pensados para un solo uso, también provocan el desprendimiento de diferentes sustancias tóxicas propias del plástico que pueden ser muy peligrosas para la salud. Claro ejemplo es el del Bisfenol A (BPA), catalogado como “sustancia altamente preocupante” ya que altera el equilibrio hormonal de las personas.

¿Qué se debe hacer para evitar estos problemas?

  • Evitar los productos plásticos que contengan Bisfenol A
  • Para el uso continuo de un mismo envase, lavarlo diariamente con agua y detergente
  • Siempre es preferente utilizar envases de vidrio
  • Tener en cuenta el código de identificación de componentes, diferenciados entre los más peligrosos (3,6 y 7) y los menos peligrosos (1,2, 4 y 5).

MG

Comentarios

Ingresa tu comentario