Buenos Aires, 23/05/2017

Las obras resucitadas y premiadas de la Ciudad

El Centro Cultural del Bicentenario CCK, los Molinos Building en Puerto Madero y el Palacio Lezama frente al parque homónimo fueron "resucitadas" y reconocidas con premios

(CABA) El Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio y la Sociedad Central de Arquitectos acaban de premiar tres obras de escala urbana, ubicadas en la Ciudad, que aprovechando edificios de esas características patrimoniales fueron restaurados, reciclados y puestos en valor, dándoles una vida nueva.

Sin duda, la intervención más conocida es la que hicieron los arquitectos Enrique D. Bares, Federico H. Bares, Nicolás D. Bares, Alejandro D. Becker, Claudio Ferrari, Florencia Schnak en el ex Palacio de Correos y Telégrafos desafectado como centro logístico de distribución de cartas y convertido en el Centro Cultural del Bicentenario CCK. Restauraron lo que llaman el área noble y desmontaron lo que era la nave industrial donde se procesaba la distribución de cartas. Allí metieron la “Ballena azul” donde funciona la nueva gran sala de conciertos, sede de la Orquesta Sinfónica Nacional. En la parte superior de esa nave colocaron unas vigas descomunales desde donde colgaron unas salas de exposición, todas revestidas en vidrio, tal es así que los proyectistas llamaron a este volumen que cuelga, el “chandelier” que en castellano significa la araña.

Telecomunicaciones-CCK-FOTO-JORGE-SANCHEZ_CLAIMA20160906_0230_17

Otro edificio recuperado y premiado es el que supo albergar los Molinos Río de la Plata en Puerto Madero, una obra emblemática, ícono de la Argentina agroexportadora. Allí, en la intersección de Juana Manso y Azucena Villaflor, el estudio de los arquitectos Sebastián Balbuena, Miguel Angel Mc Cormack recicló los dos molinos, la sala de máquinas que hoy llaman “La catedral” y los unieron en la parte superior por un contundente volumen de vidrio para darle vida a Los Molinos Building, otra de las piezas que conforman el Faena Art District.

Molinos-Building-FOTO-JORGE-SANCHEZ_CLAIMA20160906_0231_17

El interior se destinó, en su mayor parte, a viviendas y locales comerciales, con excepción de la inmensa nave que antiguamente ocupaba la sala de máquinas que se transformó en un gran espacio destinado a acti¬vidades culturales y eventos, hoy denominado Faena Art Center. Además la intervención en los molinos dio lugar a la creación de un espacio público donde se luce la notable pieza de arte urbano del artista Pablo Siquier, el primer mural que hace en la Argentina.

Palacio-Lezama-Oficinas-Gobierno-porteno_CLAIMA20160906_0199_17

Intervenir en estos edificios industriales tiene sus ventajas. Entre ellas, la solidez de sus estructuras que antes soportaban grandes maquinarias, las generosas dimensiones de sus espacios y las escalas muy infrecuentes en las construcciones contemporáneas. Pero por sobre todo, la de mantener viva la memoria y el carácter del barrio. La ex Fábrica de Bizcochos Canale fue transformada también por el estudio Mc Comarck y Asociados en el Palacio Lezama, donde hoy funciona parte de las oficinas del Gobierno de la Ciudad. Del basamento ladrillero emerge por detrás un edificio poliédrico de vidrio que da lugar a fantásticas terrazas intermedias que dan al parque y con el sol del Norte se llenan de empleados a la hora de almuerzo o del refrigerio. Tras la refacción y ampliación, el edificio llega a una superficie de unos 30.000 m2 con capacidad a 3.100 puestos de trabajo que le han sangre nueva al barrio. Allí se mudaron muchas de las dependencias que estaban en el Mercado del Plata como el Ministerio de Modernización, Ministerio de Espacio y Ambiente Público, Sindicatura General y Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte.

FRENTES-COLUMNA-CIUDADFOTO-SANCHEZFECHA-MGARCIA_CLAIMA20160905_0264_17

Palacio-Lezama-Oficinas-Gobierno-porteno_CLAIMA20160906_0199_17
Pero el jurado de los Premios Cicop-SCA no solo galardonó obras de gran envergadura y de la Ciudad. También lo hizo con otras que recuperan el patrimonio de las más variadas procedencias, temáticas y escalas como la Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Chañaral, Chile; la restauración de la Casa Paunero (1961) en Paunero 2140, Martínez; el Fuerte San Miguel de Agüi en Ancud, Chile; la Pulpería Santiago Humberstone en Pozo al Monte, Chile; la Capilla de Totihue en Chile; el Polo Industrial y Tecnológico Capurro – Oficinas de Alur en Montevideo, Uruguay; las Oficinas Rurales en Pehuajó, Pcia. de Buenos Aires; el Centro de Arte Molino Machmar en Puerto Varas, Chile; la Biblioteca Regional Antofagasta, Chile; el Teatro Politeama, en Canelones, Uruguay; y el espacio público Plaza Montt Varas en Santiago, Chile. Una vez más se reafirma el dicho que asegura que “viejos son los trapos”. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario