Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Las nuevas estaciones de Línea H se inaugurarán antes de las presidenciales

El Gobierno de la Ciudad pretende que las estaciones Córdoba, Las Heras y Santa Fe estén inauguradas antes de las elecciones presidenciales. (CABA) En mayo próximo la Ciudad estrenará las estaciones Córdoba y Las Heras de la línea H del subte, mientras que, dos meses más tarde, se inaugurará la estación Santa Fe, que permitirá la conexión con la línea D en la estación Pueyrredón. La intención del gobierno porteño...

El Gobierno de la Ciudad pretende que las estaciones Córdoba, Las Heras y Santa Fe estén inauguradas antes de las elecciones presidenciales.

Línea-H-e1368814321207

(CABA) En mayo próximo la Ciudad estrenará las estaciones Córdoba y Las Heras de la línea H del subte, mientras que, dos meses más tarde, se inaugurará la estación Santa Fe, que permitirá la conexión con la línea D en la estación Pueyrredón. La intención del gobierno porteño es que las tres paradas estén funcionando antes de las elecciones presidenciales.

La línea H corre hoy entre las estaciones Hospitales y Corrientes bajo el eje de las avenidas Jujuy y Pueyrredón. Se invertirán 4650 millones de pesos para su extensión, que también incluye las estaciones de Sáenz y Pompeya, en la zona sur, con vistas a inaugurarse en 2018.

La prolongación de esta traza hacia el Norte permitirá conectar más líneas de la red de subtes. Actualmente se cruza con la línea E, a la altura de Jujuy, y con la A y la B, en el cruce con Pueyrredón. Así, los usuarios del subte podrán viajar desde Belgrano hasta Parque Patricios, por ejemplo, o desde Palermo hasta Flores, opciones que hoy son imposibles por este medio.

Estamos avanzando para que en mayo próximo estén listas las estaciones Las Heras y Córdoba. Luego, Sbase [Subterráneos de Buenos Aires] las pondrá en funcionamiento. En principio, la estación Santa Fe, que estará en el medio de las otras, se terminará más tarde. Pero los trenes podrán pasar por allí sin detenerse. Esta estación demandará dos meses más de obra porque se está realizando la conexión con la línea D“, dijo Daniel Chain, ministro de Desarrollo Urbano porteño.

Con las tres nuevas estaciones la línea H sumará 2,5 km a la red. Además se están desarrollando las obras hacia el tramo sur y la cochera-taller en Parque Patricios, que servirá para reparaciones y mantenimiento de la flota y que contará con un “giraboggie” y un puente-grúa. Paralelamente se está construyendo una cochera con capacidad para 14 formaciones.

La estación Las Heras es hoy la que tiene el mayor grado de avance en la nueva traza. En el hormigonado de los túneles y de los andenes trabajan unos 1000 hombres. “Ya se retiraron 30.000 camiones de tierra de 10.000 metros cúbicos cada uno. Y se han utilizado para estas tres estaciones del Norte unos 200.000 m3 de cemento“, explicó Alberto Di Maio, director de obra de la línea H.

La extensión de esta traza que unirá Pompeya y Recoleta tendrá 10 km de recorrido; transportará diariamente a unos 300.000 usuarios y beneficiará a unas 65.000 personas, que tendrán una estación a menos de cinco cuadras de su casa o lugar de trabajo, según se explicó. El viaje entre cabeceras demandará unos 22 minutos. También mejorará el acceso a los hospitales Garrahan, Francés, Ramos Mejía y Muñiz y al Cenareso, entre otros.

La línea H es la traza más nueva de la red porteña: fue inaugurada el 18 de octubre de 2007, cuando Jorge Telerman era el jefe de gobierno.

Hacia el Norte, la estación cabecera será Facultad de Derecho, que se estrenaría en 2016. Esta estación iba a construirse debajo de la plaza Francia, pero tras un amparo presentado por vecinos que se oponían se decidió trasladar la cabecera bajo la Facultad de Derecho.

Justamente como consecuencia de ese amparo y el cambio forzado de ubicación de la estación, la Ciudad demandó en agosto pasado a la ONG Basta de Demoler, que había impulsado la acción judicial con el argumento de que la obra del subte iba a afectar el diseño paisajístico del lugar. Le reclama un resarcimiento económico por 24 millones de pesos por la paralización de la obra. La ONG dedicada a la defensa del patrimonio urbano presentará su defensa en los próximos días, ya que rechaza la demanda del Poder Ejecutivo local.

A partir de 2015, cuando se termine la línea H, miles de vecinos podrán viajar mejor, en coches nuevos, y hacer combinaciones con el resto de la red de subtes“, dijo el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Sumado al plan de mejoras, Sbase compró 120 coches nuevos para la línea H, que utilizará a partir de 2015, cuando se estrenen las mencionadas estaciones. Las formaciones se están construyendo en Alstom Brasil. Su puesta en marcha permitirá aumentar la frecuencia de la línea H. Los coches tendrán 17 metros de largo por 2,6 m de ancho. Cada formación estará conformada por seis coches: dos coches-remolque con cabina de conducción y cuatro coches-motor. Tendrán aire acondicionado y contarán con cámaras de seguridad y sistema de aviso sonoro de las estaciones.

En cuanto a la seguridad, estarán equipados con tecnología en materiales que permiten la baja propagación de llamas, humo y de gases. “Los diseños tienen previsto, en caso de impacto, dispositivos para la absorción de energía, como también para evitar que el extremo de un coche se superponga con el otro en el caso de un accidente. Y contarán con una caja negra que registrará ciertos parámetros que resultan importantes en caso de accidentes“, indicaron fuentes de Sbase.

Además, entre el plan de mejoras Subterráneos de Buenos Aires prevé la participación de reconocidos artistas, que serán invitados a pintar murales temáticos en las estaciones; en cada una se homenajeará a distintas figuras del 2 por 4. Hay una razón de peso: es que mediante la ley 1024 la línea H fue declarada paseo turístico cultural del tango.

A fin de año estarán terminadas las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro, que corresponden a la extensión de la línea E entre Plaza de Mayo y Retiro. La obra civil la llevó adelante, desde 2008, el gobierno nacional e implicó la construcción de un túnel de doble sentido de circulación de 2,4 km. Pero cuando el subte pasó a manos de la Ciudad, en enero de 2013, la Nación desistió de terminar las obras en marcha porque, según se adujo, tal tarea le correspondía al gobierno de Macri. Hace pocas semanas, el gobierno porteño licitó la compra de vías. Según los funcionarios de la ciudad, los cálculos más optimistas permiten estimar que recién a fines de 2016 o a principios de 2017 la línea E podría inaugurar la extensión de un tramo que originalmente se había prometido para 2012.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario