Las míticas motos Harley Davidson volverán a venderse en la Ciudad

Las míticas motos Harley Davidson volverán a venderse en la Ciudad

(CABA) Para los fanáticos argentinos de las míticas motos Harley Davidson llegó una fecha que esperaban desde 2013. En dos semanas podrán comprar en Buenos Aires los nuevos modelos que la compañía vuelve a importar después de tres años de cepo. Se presentan seis versiones de motos, con precios que comienzan en los u$s 17.900.

Si bien estos vehículos con clara impronta aspiracional continuaban circulando en las calles argentinas, no era posible acceder a nuevos modelos dado que su importación estaba cerrada. Silvina Ortiz de Rozas, gerente General de Harley Davidson Buenos Aires, explicó que “en 2010 teníamos todo previsto para dar un gran salto. Habíamos realizado una fuerte inversión con una nuevo local en San Isidro, y fue allí cuando las condiciones comenzaron a cambiar. Fue 2013 el último año que pudimos importar motocicletas”, dijo.

A partir de 2014, la firma no pudo traer al país ni una sola moto. Pero con la visión de que las operaciones de importación se retomarían en algún momento, sus ejecutivos se enfocaron en utilizar el acotado cupo que se les otorgaba para la importación de repuestos. También contaban con un stock que, según Ortiz de Rozas, permitió “sostener la marca”.

Con la reapertura de las importaciones, lo primero que se reactivó fue la llegada de las motos. Entre los modelos que se presentarán el próximo mes se destacan algunas motos de viaje de edición limitada como la Softail Slim S y la S Series Fat Boy. Además, las nuevas líneas que se presentan son Harley Davidson Street 750 y línea Softail. Según los responsables de la marca en el país, aún con la retracción en el consumo actual, la demanda de estos modelos de las míticas Harley Davidson es importante. “Teníamos muchos clientes en espera. La demanda inicial fue fuerte y aún seguimos con alta demanda”, explicó Ortíz de Rozas, quien agregó que también habrá mayor oferta de accesorios para las motocicletas. Ahora la compañía estima que el año terminará con unas 600 motos vendidas. Y a partir de octubre proyecta un crecimiento anual de 20%.

En cuanto a los valores, como han sido históricamente, estos íconos de las rutas norteamericanas no son para el público masivo. Arrancan en u$s 17.900, como la nueva Harley Davidson Street 750. Desde allí ascienden hasta los u$s 60.000, valores que ya pagaron en el pasado algunos fanáticos, políticos, deportistas y miembros de la farándula que todavía conservan modelos clásicos.

En el país además, los precios son superiores a los de la región. Ortiz de Rozas advierte que “las motos de alta cilindrada tienen una fuerte carga impositiva en el país. No solo pagan el máximo arancel del 35%. Además están afectas al impuesto interno del 10% sobre el precio de venta, lo que las encarece mucho al comparar con otros mercados”. NT