Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Las mejoras en el transporte se verán recién dentro de dos años

Pese a la urgencia de de los usuarios, que batallan diariamente con las falencias del transporte público, las mejoras prometidas por Nación y Ciudad en trenes y subtes podrán observarse recién dentro de dos años. (CABA) Pedidos de préstamos para adquirir nuevas formaciones, licitaciones con el fin de incorporar tecnología a la red ferroviaria y resonantes anuncios de los gobiernos nacional y porteño son las principales medidas que se han...

Pese a la urgencia de de los usuarios, que batallan diariamente con las falencias del transporte público, las mejoras prometidas por Nación y Ciudad en trenes y subtes podrán observarse recién dentro de dos años.

tren-sarmeinto

(CABA) Pedidos de préstamos para adquirir nuevas formaciones, licitaciones con el fin de incorporar tecnología a la red ferroviaria y resonantes anuncios de los gobiernos nacional y porteño son las principales medidas que se han tomado en las últimas semanas para mejorar un servicio que el usuario padece. Sin embargo, lo cierto es que recién se podrá viajar mejor en los subtes y en los trenes metropolitanos en un plazo que va de entre uno a dos años.

Ambos servicios han pasado por décadas de desinversión, y en la actualidad presentan continuas fallas que, en el caso del tren, han derivado en accidentes. Para ver mejoras, habrá que esperar. El gobierno nacional prometió mejoras en los siete ramales de trenes con la compra de 946 coches y 24 locomotoras que se pondrían en funcionamiento dentro de un año, mientras que el gobierno porteño anunció que recién en 2015 se acortará la frecuencia en el subte porteño con la puesta en marcha del servicio de 402 coches.

La urgencia de los pasajeros que desde hace años viajan hacinados, con innumerables contratiempos y hasta poniendo en juego su vida deberá prorrogarse. Hoy, los subtes están condicionados por las medidas de fuerza, mientras que los trenes tienen serias falencias en el tendido de vías, señales y el material rodante. Y los accidentes, muchos de ellos fatales, son recurrentes.

Para febrero del año próximo pondrán en marcha el sistema de frenos ATP en los coches de la línea Mitre y Sarmiento -que evitará accidentes como los de la estación de Once-, mientras que para 2015 la Ciudad sumará otros 105 coches con aire acondicionado para la línea A (ver infografía).

Pablo Bereciartua, ingeniero experto en planificación e infraestructura del ITBA, dijo que “es posible” llevar este sistema ferroviario a un sistema que lo vuelva “más competitivo”, pero aclaró que para que ello ocurra es necesario diagramar un plan a largo plazo. “El sistema de transporte arma el territorio del futuro. Todo el sistema debe ser planificado en su conjunto. Si los gobiernos no definen políticas de transporte a futuro, la solución de hoy puede ser el problema de mañana.”

Bereciartua consideró, además, que el sistema ferroviario metropolitano “es tan malo” que cualquier mejora que se introduzca tanto en trenes como en subtes generará “un altísimo retorno social a la inversión monetaria que se hizo”.

En la actualidad, las deficiencias ferroviarias no se circunscriben sólo a carencias en el material rodante: la infraestructura vial es añosa y la tecnología de señales, obsoleta. Por ejemplo, en los subtes, cuando el gobierno porteño tomó el control de la red, en enero pasado, se encontró con los coches belgas de madera, una de las flotas más antiguas del mundo, que fueron estrenados en 1913.

“El plan de incorporación del material rodante incluye dos proyectos: el mantenimiento de la flota, fundamental para garantizar la fiabilidad, y la renovación del material rodante, con la compra de coches con más tecnología. Esto mejorará el servicio y la frecuencia, que hoy es de 4 a 5 minutos en las horas pico. La intención es llevarla a 2,15 minutos”, dijo Juan Pablo Piccardo, presidente de Subterráneos Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase).

Consultado el funcionario sobre cuándo esta mejora será tangible para el usuario, comentó: “Desde este año comenzamos a cambiar el material rodante, y ya en 2015 casi todas las líneas tendrán mejoras”.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario