Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Las grúas porteñas, un negocio oscuro en manos de dos familias

Se las entregaron en 1990 y operan sin contrato desde 2001. Con vinculaciones políticas, sus dueños ganan millones y pagan un canon irrisorio. Y la Ciudad encima le paga el sueldo a los empleados. (CABA) Dakota S.A. y BRD S.A.I.C.F.I. son las firmas que operan las grúas en la Ciudad a pesar de tener los contratos vencidos desde 2001. Dakota acarrea autos desde Viamonte hacia el Norte y BRD de Viamonte...

Se las entregaron en 1990 y operan sin contrato desde 2001. Con vinculaciones políticas, sus dueños ganan millones y pagan un canon irrisorio. Y la Ciudad encima le paga el sueldo a los empleados.

grúas ciudad de buenos aires parabuenosaires.com

(CABA) Dakota S.A. y BRD S.A.I.C.F.I. son las firmas que operan las grúas en la Ciudad a pesar de tener los contratos vencidos desde 2001.

Dakota acarrea autos desde Viamonte hacia el Norte y BRD de Viamonte al Sur. También trabajan en zonas que el Ejecutivo les asignó especialmente, incluyendo Puerto Madero, Costanera Norte, Constitución-San Cristóbal-San Telmo, las calles Pagano y Mariscal Castilla, Recoleta-Barrio Norte y entre Las Heras, Agüero, Pueyrredón y Libertador, denunció Clarín.

El dueño de Dakota es el empresario paraguayo Reinaldo Niella, quien tuvo una constructora, fue socio del Banco Patagónico, y estuvo vinculado a la industria petroquímica. También fue dueño de Jabón Federal, hasta que en 1997 vendió la empresa a un grupo estadounidense por US$ 35 millones. Para entonces, ya tenía el negocio de los cepos y las grúas en Capital, un contrato que se le adjudicó durante la intendencia de Carlos Grosso, en pleno menemismo. Con el tiempo, cedió el control de la sociedad a su sobrino, Marcelo Daniel Violante.

Mientras, el Gobierno porteño no cumple con la Ley 4003, promulgada el 13 de diciembre de 2011, que dispuso que si en el plazo de un año no se implementaba el nuevo esquema de estacionamiento medido, el Ejecutivo debería brindar el servicio por su cuenta. Pero el llamado a licitación para poner en marcha el nuevo sistema, que llevará las grúas y los parquímetros a la mitad de la Ciudad, está frenado por un amparo. Y el servicio de grúas sigue a cargo de los desconocidos de siempre.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario