Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Las ferias americanas mudan su éxito a la web

Su público son las mujeres que prefieren usar pocas veces cada prenda y variar mucho la vestimenta. El anonimato, al comprar a través de la Web, es un elemento clave.

(CABA) En los últimos dos años se dispararon decenas de ferias online. Algunas, incluso, ya saltaron la Cordillera y venden en Chile. Con menos de dos años, Renová tu vestidor tiene más de 100 mil usuarias, y se preparan para terminar el 2015 con 50 mil prendas vendidas y abrieron otra sucursal en Chile.En apenas 6 meses, Be Hunters ya anotó a 15 mil usuarias y un promedio de ventas de 400 prendas mensuales.

Su éxito está en que venden ropa en excelente estado y de marcas conocidas, sobre todo, de las que no se consiguen aquí. Las nuevas ferias apuntan a satisfacer deseos de consumo: llevar un Armani, aparentar que podemos cambiar de vestuario cada semana.

El fenómeno también se extendió a plataformas como Olx y Mercado Libre. Y se extendió tanto que desde la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) ya advirtieron que detrás de estos miniemprendimientos se oculta contrabando. “Decir feria americana es un concepto benévolo. La realidad es muchas veces mercadería traída de contrabando –advierte Vicente Lourenzo de CAME–. Viajan a Miami, traen tres valijas repletas de ropa. Compran una remera a cinco dólares y la venden a trescientos pesos en un showroom. El precio denuncia que están evadiendo impuestos.

Algunas ferias también compran la ropa y la venden. Otras ofrecen la plataforma para contactar compradoras y vendedoras. Todas ofrecen la opción de devolver la ropa y, por lo general, las comisiones que cobran van del 25 al 20 por ciento.

Comentarios

Ingresa tu comentario