Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Las excusas más absurdas para faltar al trabajo

Tomarse un descanso.

enfermo-2

(CABA) Antes que nada, aclaremos que las excusas que leerán a continuación no son un chiste ni un invento de esta redacción. Son reales y surgen de una encuesta que hizo la consultora de trabajo CarreerBuilding alrededor del mundo.

Tras entrevistar a más de 5000 personas, entre trabajadores y empleados de recursos humanos, realizaron este listado, con las 10 maneras más increíbles (aunque no por eso irreales), de pedir el día en el trabajo.

1. Acabo de poner una cacerola en el horno.

2. Mi cirugía plástica necesita un arreglo para que quede bien.

3. Estuve tanto tiempo sentado en el baño que se me durmieron las piernas. Cuando me paré, me caí y me rompí el tobillo.

4. Estuve en el casino todo el fin de semana y aún me queda dinero para jugar el lunes a la mañana.

5. Me desperté de buen humor y no quería arruinarlo.

6. Tuve una ‘noche de suerte’ y no sé dónde estoy.

7. Tengo el brazo atascado en la máquina de presión arterial del supermercado y no puedo salir.

8. Tengo una piedra biliar y estoy en tratamiento de sanación holística.

9. Se quemó mi uniforme cuando lo puse a secar en el microondas.

10. Me subí accidentalmente a un avión.

Además de las excusas insólitas, la encuesta reveló alguno datos más sobre los “faltazos” al trabajo durante el año. De los empleados que faltaron a trabajar:

– Un 28% llamó diciendo que estaba enfermo cuando en realidad se sentía bien.

– El 30% reconoció que simplemente no tenía ganas de ir a trabajar.

– Un 29% dijo que necesita un día de relax.

– Otro 21% se tomó el día para ir al médico.

– El 19% simplemente quería dormir más.

– Un 11% no fue a trabajar por el mal tiempo.

Comentarios

Ingresa tu comentario