Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Las escuelas porteñas compiten por reciclar

La Ciudad organizó un concurso de reciclaje entre los alumnos de 4° año de colegios públicos y privados porteños. (CABA) Antonela Ramos llega cada semana a la escuela con tres o cuatro bolsas de consorcio llenas de botellas plásticas. La ayudaron a conseguir los envases PET su mamá, su papá, su tío, el portero de su edificio y el del vecino. El reciclado de las botellas les permitirá a ella...

La Ciudad organizó un concurso de reciclaje entre los alumnos de 4° año de colegios públicos y privados porteños.

Digital StillCamera

(CABA) Antonela Ramos llega cada semana a la escuela con tres o cuatro bolsas de consorcio llenas de botellas plásticas. La ayudaron a conseguir los envases PET su mamá, su papá, su tío, el portero de su edificio y el del vecino. El reciclado de las botellas les permitirá a ella y a sus 29 compañeros de curso hacer un viaje de estudios o tal vez obtener bicicletas o una tablet. O, simplemente, sentir que colaboran con su barrio, con su escuela y con el medio ambiente.

Ella asiste al Normal 8, de San Cristóbal, y está entre los más de 2100 alumnos de 4° año y 170 escuelas inscriptas en el concurso Sumá Verde, organizado por el gobierno porteño, destinado a todas las escuelas públicas y privadas del distrito.

El objetivo es que los chicos recolecten el material y lo lleven a los puntos verdes que están instalados en los espacios públicos de la ciudad. Cada chico indica su número de DNI y va computando el peso que tiene el lote de botellas que acercan al lugar. Lo obtenido suma individualmente y para el grupo.

El concurso empezó en mayo y ya se juntaron más de 18 toneladas de PET para reciclar. La escuela de Ramos está en el puesto 22, pero el curso no pierde las esperanzas de ascender en el ranking de establecimientos (https://api-sumaverde.buenosaires.gob.ar/alumno/rankingEscuelas), que hoy lidera un colegio público de Retiro.

El ranking cambia todos los días. Y nosotros pensamos que estaría bueno ganar cualquier premio, ya que después podemos hacer rifas o sortear lo que ganemos pensando en el viaje de egresados del año próximo“, opinó Fiorela Mori, compañera de Ramos en la división, con orientación biológica.

La competencia comenzó en mayo pasado y finaliza el 30 de octubre próximo. Los galardones para los dos primeros puestos son viajes de estudios a las Cataratas del Iguazú y al Parque Nacional El Palmar, en Entre Ríos. Pero hay más de 400 premios, entre ellos, tablets para todo el curso y 50 bicicletas.

La iniciativa consiguió que la recolección de botellas se hiciera una costumbre para el colegio. Como todos saben que participamos, la escuela nos habilitó un lugar para dejar el material, y nos ayudan docentes y alumnos de otros cursos“, dijo Marcelo Bussel, profesor y uno de los facilitadores ambientales que trabajan en las escuelas de la ciudad.

Fiorela Mori agregó: “Primero nos consiguieron un contenedor para que pudiéramos llevar lo que juntábamos, pero ahora es más fácil. Nos organizamos y llevamos las botellas hasta la plaza Boedo, que es la que nos queda más cerca“.

Antonela Ramos también está entusiasmada con el concurso. “En cuanto empezamos a competir, hablé con mi portero, con el de al lado y después también hablé con mi tío. Todos ayudan”, afirmó. Con ella estaba su madre, Gabriela, que cree que es muy importante el compromiso que se ha generado en la familia: “A Francesca, mi nena de 4, le encanta cuando vamos a la plaza a aplastar las botellas“.

Carlos Gentile, responsable del Programa Escuelas Verdes, del Ministerio de Educación, señaló: “Esperábamos una buena respuesta, pero esto superó totalmente nuestras mejores expectativas. La verdad es que el nivel de involucramiento de los alumnos es increíble. Hace rato que pensamos en generar un concurso y la presencia de los puntos verdes facilitó mucho una parte clave, que es el acopio y la recolección. El resto lo hicieron los chicos“.

Si bien la educación ambiental debería formar parte de la currícula de las escuelas porteñas, los programas siguen en elaboración. “Venimos trabajando fuertemente con la Dirección de Currícula para incluir la educación ambiental en los lineamientos curriculares. Sumá Verde está más dirigido a colaborar en la concientización y la generación de compromiso por parte de los alumnos y docentes. El desafío es que forme parte del día a día en la escuela“, indicó el funcionario.

Dentro de plan de separación de residuos del Ministerio de Ambiente y Espacio Público también se encuentra la instalación de cestos diferenciados en más de 2000 escuelas. Las cifras oficiales indican que se han recuperado más de 630 toneladas de material reciclable en dos años. Diariamente se generan en la ciudad unas 5000 toneladas de basura, de las cuales aproximadamente el 35% es reciclable.

Las escuelas también forman parte de otros programas que tienen relación con el cuidado ambiental: varias han incorporado terrazas verdes para mitigar el efecto de la isla de calor. Y los alumnos también participan de otros concursos, como el Desafío Eco, dentro del Campeonato Argentino de Autos Eléctricos. Este año se realizará el 2 de noviembre en Buenos Aires, Rafaela, Santa Fe y Mar del Plata. Los alumnos de las escuelas técnicas que se inscriban en el campeonato recibirán un kit y tras un ciclo de capacitaciones arman un auto para competir.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario