Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

Las empresas abren locales más chicos y al paso para bajar costos

Muchas cadenas abren comercios más pequeños y con menos empleados.

(CABA) El modelo de “lo mismo, pero en envase más chico” que lanzaron las marcas de alimentos para no perder clientes en medio de la crisis de 2002 ahora llegó a las grandes cadenas de comercio minorista. Frente a una demanda que no da señales de reactivación, en el último tiempo se multiplicaron las propuestas comerciales adaptadas a los golpeados bolsillos de los consumidores argentinos.

Desde heladerías al paso en las estaciones de trenes hasta pizzerías sin mozos, pasando por minimercados que compiten con los autoservicios chinos o tiendas que venden el pan cerca de la fecha de vencimiento, está claro que los modelos más exitosos en materia de retail son aquellos que encontraron la fórmula para poder ofrecer productos a precios más accesibles, pero sin perder la esencia de su negocio, informa un texto de Alfredo Sainz en La Nación.

Por una cuestión de supervivencia, la gastronomía es la que reaccionó más rápido al nuevo escenario de clientes con menos presupuesto. “El negocio gastronómico marcha hacia el autoservicio. El que no cambie va camino a cerrar“, advirtió Mariano Castagnaro, gerente general de la cadena El Noble.

La cadena controlada por el empresario Gabo Nazar hace catorce meses lanzó la primera góndola de venta de empanadas al paso -en un formato que en la empresa definen como “espacios El Noble”- y hoy ya cuenta con 180 puntos de venta y espera llegar a junio del año próximo con 300.

Este tipo de locales ganan por cercanía, pero desde el punto de vista del negocio lo más interesante que tienen es que representan una propuesta con bajo costo de operación, en un momento en que la mano de obra tiene un peso cada vez más grande en los resultados de una empresa“, explican en la firma.

Un modelo parecido al de El Noble es el que puso en marcha la cadena de heladerías Freddo, que en lugares de alto tránsito como estaciones de subte, terminales de tren o hipermercados está montando pequeñas heladerías que ofrecen una oferta limitada de cuatro o cinco sabores.

Por su parte, la cadena de pizzerías Kentucky está creciendo con su modelo de locales autoservicios, que les permite ahorrarse la mano de obra, que en un local de gastronomía puede representar más de un tercio de sus costos.

Más radical aun es la propuesta que lanzaron las panificadoras Bimbo y La Salteña para comenzar a vender directamente al público algunas líneas de productos con una fecha de vencimiento cercana.

Así como las grandes marcas de consumo masivo tienen sus segundas marcas y marcas blancas para llegar a otro target de consumidores, ahora las grandes cadenas de retail están haciendo lo mismo trabajando con propuestas diferenciales. Y lo importante es que están ganando nuevos mercados sin perder imagen, porque se encargan de ofrecer un surtido diferente“, explicó Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Comentarios

Ingresa tu comentario