Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Las diferencias por Macri dinamitaron el lanzamiento del Frente Amplio-UNEN

Aunque buscaban dar una imagen de unidad, la disputa por un eventual acuerdo con Pro empañó la fiesta; Solanas rechazó de plano esa posibilidad y Carrió abandonó el lugar. (CABA) El lanzamiento del Frente Amplio-UNEN en la ciudad de Buenos Aires se había planeado para mostrar cohesión y vocación de poder, y congelar, aunque fuera por un par de horas, la disputa por un eventual acuerdo con Mauricio Macri. Pero terminó...

Aunque buscaban dar una imagen de unidad, la disputa por un eventual acuerdo con Pro empañó la fiesta; Solanas rechazó de plano esa posibilidad y Carrió abandonó el lugar.

fau unen carrio

(CABA) El lanzamiento del Frente Amplio-UNEN en la ciudad de Buenos Aires se había planeado para mostrar cohesión y vocación de poder, y congelar, aunque fuera por un par de horas, la disputa por un eventual acuerdo con Mauricio Macri. Pero terminó dejando en evidencia, mucho más que otras veces, que las diferencias por ese tema están en carne viva y atraviesan el espacio de punta a punta, contó una crónica de La Nación.

Hablaba Solanas, el encargado de cerrar la ceremonia después de siete discursos. “UNEN está amesetado. Se le ha hecho mucho daño“, dijo, enérgico, mientras agitaba el brazo izquierdo. Carrió giró la cabeza y no disimuló el fastidio. “En este espacio no hay espacio para la derecha moderna“, agregó SolanasCarrió no dudó. Se abrazó a la cartera que había dejado sobre la mesa, empujó la silla para levantarse y salió del escenario por el lateral derecho. Martín Lousteau miraba la escena desconcertado. Tanto como los otros 15 protagonistas de la noche, entre ellos, los otros precandidatos a presidente del FAU, Julio Cobos, Hermes Binner y Ernesto Sanz.

Antes, en su discurso, Carrió había sido lapidaria. “Para los que me acusan de estar con Macri, les digo que estoy dispuesta a hacer todo lo necesario por la República. Nadie me va a correr por izquierda, ¿entendieron?“, se plantó. Levantó la voz y repitió, separando las sílabas con un dejo docente: “No me corran por izquierda, ¿está?“. Antes del embate había vuelto a negar cualquier candidatura. “Hoy no soy candidata a presidente” y “me juré no ser jefa de gobierno del distrito más rico del país“, aseguró, según había relevado el matutino.

Cuando terminó el acto, el tema de conversación en el Palacio Rodríguez Peña era uno solo. Todos hacían interpretaciones. “Si se levantó por lo que dije, es poco democrático y niega todo su discurso“, se despachó Pino ante la consulta de La Nación. “Además, es una grosería“, agregó, visiblemente enojado.

Comentarios

Ingresa tu comentario