Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Las Cañitas: hay hasta dos cuidacoches por cuadra

Cobran hasta $40 para estacionar. Como si fuera un Valet Parking los automovilistas en muchos casos les dejan las llaves de sus vehículos para que los muevan si es necesario. (CABA) La zona de Cañitas, en el barrio porteño de Palermo, es un polo gastronómico que suele atraer gran afluencia de gente, especialmente los fines de semana por la noche. Al estar concentrada en solo unas seis manzanas, el área...

Cobran hasta $40 para estacionar. Como si fuera un Valet Parking los automovilistas en muchos casos les dejan las llaves de sus vehículos para que los muevan si es necesario.

trapito

(CABA) La zona de Cañitas, en el barrio porteño de Palermo, es un polo gastronómico que suele atraer gran afluencia de gente, especialmente los fines de semana por la noche.

Al estar concentrada en solo unas seis manzanas, el área no cuenta con espacio suficiente para albergar todos los coches que buscan estacionarse en las calles y, como consecuencia, es posible ver allí todo tipo de infracciones de tránsito en lo relativo al estacionamiento.

Las Cañitas se convirtió de este modo en una de las zonas preferidas de los trapitos, que abundan en los alrededores. No es raro ver que se repartan entre dos la cuadra, y ofrecen cuidar los automóviles por una suma fija que puede escalar hasta los $40.

Ya es habitual que los cuidacoches que operan allí les digan a sus clientes que dejen sus automóviles en doble fila, de forma permanente, sin inconvenientes. Para correr el auto, en caso de que alguno quiera salir, algunos dueños les dejan las llaves de sus vehículos, según informó hoy el diario Clarín. Además, debido a la saturación de las calles, los ubican sin problemas en las ochavas, bloqueando rampas para discapacitados y sendas peatonales.

La situación empeora a la noche, en especial los fines de semana. La asociación Cañitas Activa por la Calidad de Vida, que agrupa vecinos de la zona para cuidar y preservar el área, señaló que ya han realizado los reclamos a las distintas autoridades al respecto, pero que no han obtenido respuesta alguna.

A pesar de que hay patrulleros y agentes para hacer prevención del delito, la policía no controla estos temas. Y no tenés forma de denunciarlo. Es como un agujero negro que tenemos en Las Cañitas, no hay nadie que se haga cargo“, se quejó la secretaria de la organización, Alejandra Rodríguez, en diálogo con el matutino.

El dueño de uno de los restaurantes de la zona sostuvo que al planificar el polo gastronómico no se tuvo en cuenta el problema del estacionamiento de vehículos y, por consiguiente, no se estableció una infraestructura acorde a la afluencia de gente.

Asimismo, subrayó como un inconveniente fundamental que los trapitos pidan sumas fijas por cuidar los vehículos, ya que mucha gente se va, no dispuesta a pagarla. En este sentido, destacó que es necesario hallar una solución eficaz y que sirva también a los comerciantes: “Si la gente se va, perdemos todos“, sostuvo.

Si bien normalmente hay un patrullero en la esquina de Báez y Arévalo, no hay control policial sobre la actividad de trapitos. Los vecinos incluso recuerdan que la última vez que la Dirección de Tránsito ubicó un móvil fijo en la zona, los cuidacoches propinaron una golpiza a los agentes.

La división de Tránsito del gobierno porteño señaló que hasta que no se implemente el nuevo sistema de estacionamiento en la Ciudad, que establece el pago de una tarifa para aparcar el auto en varias zonas de la Capital, no se puede solucionar el problema de los cuidacoches.

Sin embargo, para ello habrá que esperar: recién entre marzo y abril se realizará la audiencia pública para fijar las tarifas del estacionamiento medido, aprobado por la Legislatura en diciembre de 2013.

Además, la Ciudad aún debe llamar a licitación para comprar la tecnología correspondiente con el fin de implementar el sistema (todos los parquímetros a instalar deben ser iguales en todas las zonas de la Capital) y para adjudicar las distintas áreas del territorio porteño a las empresas a cargo. Así, recién para fin de año estarían completas las instancias necesarias para que comience a regir el estacionamiento medido.

Tras el apuñalamiento de un trapito en Villa Mitre a comienzos de mes, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, retomó sus dichos acerca de la necesidad de prohibir la actividad en la Ciudad y señaló que intentarán conseguir la aprobación del proyecto de ley en la Legislatura.

Fuente consultada: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario