Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Las bodegas quieren renovar la exención impositiva al champagne

En 2005, la venta de espumantes tributaba un impuesto de 12,7% por ser considerado un bien de consumo suntuario. Pero, en febrero de ese año, las bodegas acordaron con el entonces presidente Néstor Kirchner invertir el dinero que deberían pagar por ese tributo más un 25% extra en mejoras en bodegas y viñedos, a cambio de la exención. La medida apuntaba así a impulsar las ventas de espumantes y mejorar...

En 2005, la venta de espumantes tributaba un impuesto de 12,7% por ser considerado un bien de consumo suntuario. Pero, en febrero de ese año, las bodegas acordaron con el entonces presidente Néstor Kirchner invertir el dinero que deberían pagar por ese tributo más un 25% extra en mejoras en bodegas y viñedos, a cambio de la exención. La medida apuntaba así a impulsar las ventas de espumantes y mejorar la calidad.

Champagne-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Las bodegas solicitaron al Gobierno que vuelva a prorrogar la exención del impuesto al ?champagne?, a cambio de inversiones, una medida que rige desde 2005 y que fue extendida, por última vez, en febrero pasado, con fecha de vencimiento el 31 de diciembre próximo.

Si bien el acuerdo marco rige hasta diciembre de 2014, debe ser validado por el Poder Ejecutivo, ya que la primera vez se extendió por tres años y luego, en dos ocasiones, por dos años. La última vez, en febrero, la presidenta Cristina Fernández lo extendió sólo por 12 meses. Ahora, el sector aguarda que vuelva a prorrogarlo, pero por los dos años que restan del acuerdo. ?El Gobierno aprobó las inversiones concretadas en 2011, auditadas por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y, este año, también por auditores directos de Agricultura.

Cumplimos con las inversiones comprometidas y solicitamos por nota al Gobierno una nueva prórroga por los dos años que restan del acuerdo?, explicó a El Cronista Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina.

Según la auditoría del INV, el organismo que controla y regula al sector y que depende de Agricultura, la venta de vinos espumosos sumó $ 811,56 millones en 2011, por lo que deberían haber tributado $ 103,45 millones. A cambio, el sector invirtió $ 132,56 millones, según la auditoría, superando así los $ 129,32 millones de inversión comprometida (el 100% del tributo más el 25%). Así, el sector superó su compromiso pero sólo en $ 3,24 millones, bastante menos que los $ 12,35 millones en exceso del año previo.

?Que no se haya superado en exceso el compromiso muestra la pérdida de competitividad del sector. Lo cumplimos, pero más justo que años anteriores. Tenemos un fondo de reserva previo por habernos excedido, en caso de que no lleguemos a la suma comprometida?, comentó Pina. De hecho, de 2005 a 2011 llevan invertidos $ 711,75 millones, según la auditoría del INV, frente a los $ 496,53 millones que deberían haber desembolsado. Acumulan así un excedente de $ 215,22 millones que puede utilizar en años próximos.

La medida acordada hace casi ocho años con Néstor Kirchner tuvo resultados concretos. ?La exención alentó las inversiones y permitió aumentar no sólo las ventas de espumantes a los mercados internos y externo, sino también la cantidad de empresas que los elaboran y la variedad de productos?, aseguró Pina. De hecho, Guillermo García, presidente del INV, precisó a este diario que ?los espumantes fueron los productos más dinámicos del sector en ventas e inversiones en los últimos años.

Las bodegas que los elaboran pasaron de 80 a 122 en estos años y, si bien aún es un segmento pequeño, su venta creció a altas tasas?. En 2011, se vendieron 350.438,9 hectolitros de “champagne”, un 62% más que en 2004; mientras en el país la venta creció 57,6% en litros, en el exterior trepó nada menos que un 111%, según el INV. García se excusó de responder si la medida será o no prorrogada, ya que se trata, dijo, de ?una decisión presidencial?. Sin embargo, destacó que el segmento de espumantes ?evolucionó mucho, fue muy importante avanzar en estos acuerdos, que contribuyen a la competitividad?.

Según el titular del INV, ?el champán ya no debería ser considerado un bien suntuario. Hoy hay oferta de todo tipo y para todos los bolsillos; no hay sólo de alta gama y su precio no dista mucho del de los vinos en general; las uvas base son las mismas, por eso no tienen mucho sentido tratarlos de manera diferente, como suntuarios?, opinó el presidente del INV. (El Cronista)

 

Comentarios

Ingresa tu comentario