Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Las asignaciones familiares se desvalorizaron un 55%

El valor de las asignaciones familiares por casamiento, nacimiento o adopción de un hijo no se actualiza desde 2008 y acumula una pérdida de poder adquisitivo de alrededor del 55%. (Ciudad de Buenos Aires) Éste es el cuarto año en el que el Gobierno decidió no incrementar esos montos y adecuar sólo una parte del esquema que define el pago del salario familiar. La inflación durante ese cuatrienio, según las...

El valor de las asignaciones familiares por casamiento, nacimiento o adopción de un hijo no se actualiza desde 2008 y acumula una pérdida de poder adquisitivo de alrededor del 55%.

asginaciones-familiares-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) Éste es el cuarto año en el que el Gobierno decidió no incrementar esos montos y adecuar sólo una parte del esquema que define el pago del salario familiar. La inflación durante ese cuatrienio, según las consultoras privadas, ronda el 120%, de lo que surge que hoy con el mismo dinero se puede comprar un 45% de lo que se podía en 2008.

Las prestaciones del salario familiar se financian con contribuciones que hacen los empleadores, definidas como un porcentaje de los salarios que pagan. En el último año esas remuneraciones se incrementaron en alrededor de 25%, un índice cercano al alza de precios. En consecuencia, también la recaudación del sistema subió en esa proporción.

Tal como lo estableció un decreto de octubre de 2008, la asignación por nacimiento es de $ 600, mientras que por matrimonio el sistema paga $ 900 y por adopción, $ 3600.

Las mencionadas asignaciones no son las únicas que quedan deterioradas por la inflación. Un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, advierte que la asignación por hijo discapacitado, al pasar de $ 1080 a $ 1200, tiene una suba nominal del 11% y una caída, en términos reales, del 11,2% en el último año.

En la asignación por hijo, el decreto 1668 dispone un incremento que llega al 25,9% únicamente para quienes tienen ingresos más bajos dentro de una escala y, por lo tanto, cobran el mayor monto previsto. Esa asignación, que les corresponde a quienes tienen un ingreso familiar de hasta $ 3200, pasa de $ 270 a $ 340. Las prestaciones que corresponden a salarios más altos tienen una actualización de 22,5 y de 17,6%, según el caso. Como son porcentajes por debajo de la inflación, en términos reales se pierde ingreso, según destaca el citado informe.

En rigor, al haberse modificado el esquema de parámetros para cobrar por hijo, el efecto tampoco es lineal, porque se pueden dar situaciones en que una familia cobre menos que hasta ahora, incluso en términos nominales, tal como se informó días atrás. De todas formas, y tras la difusión por los medios de esas consecuencias, la Anses emitió un comunicado en el que afirma que “el grupo familiar seguirá cobrando la suma de dinero correspondiente a la categoría a la que pertenecía antes del cambio”..

 

Comentarios

Ingresa tu comentario