Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Larreta: “cada día se va consolidando más nuestra relación con Lilita Carrió”

El jefe de gobierno porteño habló de las internas, de Martín Lousteau, del futuro de Alfonso Prat-Gay y de cómo es ser miembro de la “mesa chica” de Mauricio Macri.

(CABA) Después de Madrid, Roma y Berlín, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta terminó en París una gira europea para encontrarse con alcaldes y promover las inversiones en Argentina, que coordina con el Gobierno nacional. Hay mucho interés en Europa por aterrizar en Buenos Aires, nadie le preguntó por Cristina Kirchner entre los inversores. Con la alcalde de París, Anne Hidalgo, discutió los desafíos que el medio ambiente impone a las grandes ciudades. Alemanes y españoles son los más interesados en invertir en las grandes obras de infraestructura que se están licitando en Argentina. El país va a proponer organizar la Expo Mundial en Buenos Aires en el 2023 y cuenta con el apoyo de París. Argentina apoyará a Francia en su candidatura de los Juegos Olímpicos.

Con su esposa Bárbara y su pequeña hija Serena, Rodríguez Larreta recorrió la ribera del Sena junto a la alcalde de París y su equipo. Pero ante las elecciones legislativas en el país, el delicado caso de Martín Lousteau, el futuro de Alfonso Prat-Gay y la propuesta de un Pacto de la Moncloa, Larreta, un miembro de la “mesa chica” de Mauricio Macri, habla también de política nacional en una entrevista durante un desayuno muy temprano, en un discreto hotel de París.

-¿Usted cree que estas legislativas van a enterrar el pasado o Cristina Kirchner aún tiene peso?
-No, yo creo que hay una discusión implícita en la Argentina entre quienes queremos confirmar un proceso de cambio, de la vuelta a un país que respeta las instituciones, republicano, federal. No tengo dudas de que esa es la visión mayoritaria. Por otro lado, hay gente que promueve volver al pasado, a lo que fue el kirchnerismo, a un país autoritario. Volver a un país en el cual, desde el gobierno, se cuestionaba y se criticaba a todo aquel que piense diferente, incluida la prensa. Hoy tenemos un país donde el presidente no usa la cadena nacional para cuestionar a sus opositores. Yo espero que esta elección entierre cualquier atisbo de volver a un pasado que yo estoy convencido de que no fue bueno.

-¿Cómo ven al candidato de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires?
-Es un gran desafío. Posiblemente es la región de la Argentina donde los errores y problemas del gobierno anterior se han visto más reflejados. El desgobierno de los últimos 10 años es una cosa escandalosa. Es el día de hoy que María Eugenia Vidal sigue viendo situaciones que son increíbles. Y nosotros lo vemos en la ciudad. Y si hay un lugar en el país en donde la gente no quiere volver para atrás, es en la Provincia de Buenos Aires.

-¿El ministro Esteban Bullrich es un buen candidato?
-No está definido quién va a ser nuestro candidato. Bullrich sería un muy buen candidato si lo fuese. Porque claramente representa los valores de Cambiemos.

-¿Y si no es Bullrich, quién?
-Hay un equipo. Yo no veo esto como una persona, sino que va a haber un equipo que va a definir María Eugenia, que refleje y represente los valores de Cambiemos.

-¿Por qué el gobierno -y algunos dicen, usted- se niegan a darle la interna a Lousteau, cuando era su embajador en Washington?
-Porque él decidió irse. El que decidió irse fue él, él renunció al gobierno de Macri.

-¿Para ustedes, Lousteau es un traidor? ¿Alguien que violó el pacto de no presentarse hasta el 2019?
-Lousteau es alguien que decidió irse del gobierno de Macri. Es una decisión de él. Preguntale a él por qué lo hizo.

-Uno puede renunciar al gobierno de Macri y seguir siendo parte de una alianza.
Bueno, él renunció, fue decisión de él.

-Los radicales lo acusan a usted de no permitir la interna con Lousteau en la ciudad.
-Es una parte del radicalismo de la capital. Debieran ellos preguntarle a Lousteau, porque el que renunció fue él.

-¿Todo esto no es un producto de la ruptura que existe entre el presidente Macri y un sector de Cambiemos, que encabezan Coti y Juan Nosiglia?
-Ellos son los que apoyan a Lousteau. El presidente Macri tiene excelentísima relación con todo el radicalismo. El radicalismo tiene tres gobernadores, decenas de intendentes, incluidas muchas de las ciudades más grandes del país, como Córdoba, Santa Fe, Mendoza, muchas en la Provincia de Buenos Aires. La relación con los bloques en el Congreso ha sido un ejemplo. Funcionaron perfecto como bloques, con Mario Negri en Diputados, con Angel Rozas en Senadores. Tiene una relación personal muy buena con Ernesto Sanz. La relación con la estructura orgánica del radicalismo y con sus representantes de gobierno en las provincias es buenísima. Yo tengo excelente relación con todos ellos.

-Algunos dicen que son usted y Marcos Peña quienes se oponen a la interna.
– El que decidió renunciar fue él. Nosotros funcionamos como un equipo. Con Mauricio, con Marcos, con Eugenia, hace muchos años. En ese equipo de Cambiemos se ha integrado la Coalición Cívica. Yo trabajo muy bien y ahora es un orgullo que sea nuestra candidata Elisa Carrió. Se ha integrado muy bien ese equipo en el radicalismo en todo el país. El trabajo con los gobernadores radicales es óptimo, con lo cual funcionamos como equipo nosotros. En el caso Lousteau, él tomo la decisión de irse, una decisión individual de él.

– ¿Por qué usted apoya a Lilita Carrió? ¿No es un riesgo?
– Con nosotros no solo no rompió, sino que cada día va consolidando más la relación. De hecho, cuando Mauricio cierra el acuerdo con ella de Cambiemos, con ella y con el radicalismo en ese momento representado por Ernesto Sanz, muchos decían eso. Pasaron dos años y medio. No solo no se rompió la relación sino que está más estrecha que nunca. Estamos trabajando en total sintonía en la Ciudad de Buenos Aires. Va a ser nuestra candidata. Con lo cual la relación no solo no implosionó, como muchos presagiaban, sino que se ha fortalecido.

-¿Cuál es el secreto?
-Yo la respeto mucho a ella. Más allá de lo político, tengo muy buena relación personal. Primero a partir de la base de la diversidad. No todos tenemos que pensar igual. Es sano que haya algunas diferencias dentro de Cambiemos. Ella es muy coherente con los valores que expresa. El secreto es que hay un diálogo franco y muy abierto con ella.

-¿Y cuál fue va a ser el rol de Diego Santilli?
-Santilli va a ser, junto con Maxi Ferraro, que es del equipo de Lilita, los jefes de campaña. Ya están trabajando.

-¿Ustedes piensan ampliar esta coalición con peronistas en la Ciudad?
-No. Nosotros tenemos gente que viene del peronismo desde siempre. No es que vamos a salir a buscar peronistas. Pero sí hay gente que viene del peronismo, que puede aportar, siempre estarán las puertas abiertas.

-¿Y qué va a pasar con Prat-Gay? ¿Va a ser candidato de Cambiemos, va a ser embajador, cuál va a ser el rol finalmente?
-Primero para mí es un orgullo y un lujo que Alfonso sea parte del equipo de Cambiemos. En qué rol, en qué cargo, no lo sé. No es que hemos hablado de un cargo en particular ahora.

-¿Pero no hay diferencias con el Presidente y con Marcos Peña?
-No, no, diferencias no. Es parte del equipo. Me dijo Marcos que estuvo almorzando con él hace dos semanas. Tuvo un muy buen almuerzo, que lo vio a Alfonso totalmente consustanciado con Cambiemos. Todas sus declaraciones después de haber dejado el cargo siempre han sido en el marco de Cambiemos, muy como parte del equipo.

-En el parlamento argentino están hablando de un acuerdo de gobernabilidad, de un Pacto de la Moncloa. ¿Ustedes están dispuestos a apoyar, de cara a las postelecciones legislativas, una suerte de pacto de gobernabilidad con las fuerzas políticas?
-Yo lo llamaría más un “espacio de diálogo”. No sé si “pacto de gobernabilidad”, pero sí. Creo que hemos sido un gobierno que siempre promovimos el diálogo. Nunca hubo un gobierno con una minoría tan pequeña en el Congreso. La gran mayoría de las iniciativas que el Presidente envió se aprobaron. Se aprobaron también algunas leyes que promovió la oposición, lo cual habla de que hemos recuperado el sistema republicano de gobierno. Si hay un diálogo para iniciativas -antes o después de las elecciones- me parece muy bueno.

-¿Y cómo se instrumentaría?
-Nosotros gobernamos la ciudad durante los 8 años que Mauricio fue Jefe de Gobierno y el año y medio que llevo yo, con minoría en la legislatura, sin mayoría propia. Estamos acostumbrados a gobernar así. Cómo se instrumenta no sé. Es más para verlo con Federico Pinedo.

-Durante su gobierno en la Ciudad, el kirchnerismo ha chillado muchísimo, pero generalmente apoya sus proyectos en la legislatura. ¿Cómo se explica eso?
-Nosotros tenemos muy buen diálogo con todos. No sólo el kirchnerismo ha apoyado iniciativas nuestras, sino que nosotros hemos apoyado iniciativas que presentaron ellos. Eso es el sano ejercicio de la democracia republicana que tenemos en la Ciudad hace años.

-Usted está en “la mesa chica”de la presidencia. ¿Qué se discute en esa mesa?
-Hay bastante mito con las mesas chicas, definitivamente. Yo participo en un espacio de discusión con el Presidente por el rol que tengo y por la relación que tengo con él de muchos años. Lo que no se discute ahí es la gestión del Gobierno Nacional. Ese es un ámbito del presidente, de sus ministros, de su equipo. Yo ahí puedo sugerir, opinar alguna cosa. Pero se discute de todo. Se discute de política, de los desafíos del país, de lo electoral. Hay una mesa que es de campaña, de armado nacional también con los representantes del radicalismo y la Coalición Cívica. Yo participo en alguna otra mesa con los gobernadores. Hay distintos espacios de discusión, donde son todos reflejo de esta nueva etapa que tiene la Argentina, que es un momento de diálogo. Un presidente que escucha a sus colaboradores, a su equipo. Mauricio es un tipo que siempre, incluso desde su época en Boca, ha hecho culto del equipo. Es una clave fundamental para entender el desarrollo de lo que primero fue el Pro y ahora Cambiemos. Es esta visión.

-¿Usted cree que esto lo entiende la gente?
-Es un tema que tiene más que ver con el funcionamiento del equipo y del gobierno, que para la gente. Lo importante es que la conclusión de esa forma de funcionamiento sea un mejor gobierno para la gente.

-Frente a ese método, algunos dicen que Macri no hace política.
Yo creo que a esta altura se transformó en una muletilla en la Argentina decir que Macri, Cambiemos, el PRO no hacemos política. Una muletilla bastante discutible, después de 15 años, donde creamos un partido de cero en la Argentina. Llegamos a la Jefatura de Gobierno en 2007.Todos en ese momento hablaban de la inexperiencia, no teníamos mayoría legislativa. Manejamos el Gobierno de la Ciudad bastante bien, como para ser reelecto Macri. Y a partir de eso para trabajar en la creación de una coalición más amplia, que lo llevó a la presidencia hace un año y medio. Si eso no es hacer política… Y a partir de eso mantuvo y consolidó una coalición en el gobierno, de la que muchos no daban un mango. Y estamos llegando a una elección totalmente unidos con el radicalismo en la coalición. Si eso no es hacer política, la política donde esta, ¿no?

-Es una política distinta. ¿Es más gerencial, es algo a lo que los políticos argentinos no están acostumbrados y resisten?
-Creo que primero cada vez resisten menos porque muchos se han sumado y hoy son parte de esa coalición que es Cambiemos. Gobernamos cinco provincias, gobernamos la mayoría de las intendencias más grandes del país. Hemos manejado bien la gobernabilidad a nivel nacional, provincial y de las ciudades. Y eso es hacer política.

-¿Usted quiere presentarse en el 2019 igual que el Presidente Macri o no?
-Yo estoy muy contento. Muy entusiasmado y apasionado en la responsabilidad que tengo. Que me encanta y podríamos hablar de la Ciudad todo el día, si querés. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario