Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

La Universidad Torcuato Di Tella sumó un piso y una terraza verde

La nueva terraza parque cuenta con un anfiteatro, una expansión del bar y un mirador con vistas amplias al Río y a la ciudad.

(CABA) El proyecto desarrollado por el estudio RDR Arquitectos sumó un piso y una terraza verde de casi 2.000 m2 a la estructura que originalmente fuera utilizada por OSN como garaje y depósito y hoy es el principal edificio de la Universidad Torcuato Di Tella.

En los últimos años, la cantidad de ingresantes a las carreras de grado y programas de posgrado de esa institución ha ido en aumento y se hizo necesario sumar aulas y espacios adecuados para las actividades de docencia e investigación. La ampliación se realizó sobre el Edificio Alcorta, que forma parte del Campus donde actualmente la universidad concentra toda su actividad.

El nuevo remate del edificio consiste en una estructura metálica con cerramientos vidriados que se apoya en la azotea existente. Allí se ubicaron el Aula Magna, 2 aulas amplias, 5 salas de reuniones, 39 oficinas para profesores investigadores y un restaurante. Además, cuatro patios estratégicamente ubicados ofrecen iluminación natural a esta nueva planta y a la inferior.

El funcionamiento del edificio fue adecuado a normas de sustentabilidad, incorporando modernas prácticas y tecnología de última generación en el uso racional de energía, tratamiento del agua y climatización.

Estas características le permitieron a la Fundación Universidad Torcuato Di Tella acceder a un préstamo por $30 millones a través de la línea “Ciudad Préstamos Verdes” del Banco Ciudad.

El quinto piso conforma una amplia terraza verde transitable de 1.970 m2 con sectores de jardín y paseos, diseñada por el Grupo Landscape y el Estudio RDR. Además de tener una función recreativa, este espacio fue concebido para desarrollar actividades al aire libre. La nueva terraza tiene un anfiteatro, una expansión del bar y un mirador con vistas amplias al Río y a la ciudad.

La sobrecarga admisible de la estructura sobre el edificio existente fue un condicionante del proyecto paisajístico y determinó que la profundidad del sustrato debía ser de entre 15 y 20 centímetros.

El sistema de desagües se dispuso bajo el solado flotante y en los sectores de piedra partida. Se utilizaron perfiles L de aluminio ranurados para permitir el drenaje de las áreas verdes y contener el sustrato, la vegetación y el manto drenante.

En las áreas planas se colocaron “hueveras”. Se trata de un sistema multicapa de paneles tridimensionales de polietileno reciclado con tazas de retención de agua, dispuestas sobre una barrera antiraíz, una manta de retención de agua de fibras recicladas y una geomanta en la parte superior.Esta última evita el traspaso de partículas del sustrato al sistema de desagües.

En las áreas en pendiente, el sistema incluye una membrana de geocompuesto, con núcleo drenante formado por una geomanta tridimensional fabricada con filamentos de polipropileno y termosoldada en todos los puntos de contacto a un geotextil no tejido de poliéster.

Para minimizar el consumo de agua de red por parte del sistema de riego por goteo, se recolectó el agua de condensado de los equipos de aire acondicionado en dos tanques de reserva ubicados en el cuarto piso. El sistema se acciona con un programador y con un sensor de lluvia. La vegetación nativa o adaptada de bajo mantenimiento, se eligió de acuerdo a la profundidad de cada sector. NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario