Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

La UCA presenta la muestra “El artista del hambre” de Canale

Es una instalación escultórica del arquitecto y diseñador Jorge Canale, que hasta el 20 de julio se exhibirá con entrada libre y gratuita en el Pabellón de las Bellas Artes, en Puerto Madero. (CABA) La muestra se inscribe en el trabajo que desde hace años realiza la UCA en torno a temas sociales -villas miserias, centros culturales populares, cartoneros, exposiciones de internados del Borda y el Moyano-, detalla su curadora...

Es una instalación escultórica del arquitecto y diseñador Jorge Canale, que hasta el 20 de julio se exhibirá con entrada libre y gratuita en el Pabellón de las Bellas Artes, en Puerto Madero.

canale-muchas-manos-en-un-plato

(CABA) La muestra se inscribe en el trabajo que desde hace años realiza la UCA en torno a temas sociales -villas miserias, centros culturales populares, cartoneros, exposiciones de internados del Borda y el Moyano-, detalla su curadora Cecilia Cavanagh, antes de remarcar “la forma sensible y no agresiva en que Canale comunica un tema tan terrible como el hambre“.

Se trata de una exposición que genera un clima de belleza armónica a la manera clásica, pero cuando el espectador se acerca las obras revelan detalles cruentos, “no hay otra manera de abordarla -dice Cavanagh-, el hambre es un tema muy delicado que no debería existir en un mundo donde sobra el alimento“.

La planta baja de Alicia Moreau de Justo 1300, muestra el Río de la Plata del otro lado del ventanal y dentro recrea una serie de escenas -micro instalaciones las llama Canale- sobre las distintas formas en que un artista que no ha sufrido hambre puede acercarse a esa temática.

Impactante en sus contenidos, con la distancia necesaria, la exposición genera un escenario casi teatral, amortiguado por la iluminación tenue y contenedora; o asemeja un ambiente de diseño cool, con una pulcra disposición de objetos que van del negro pleno, pasando por rojos y violáceos, al blanco impoluto.

La idea siempre fue el respeto a una temática difícil de comunicar desde lo artístico -dice a Télam Canale- así como lograr proximidad manteniendo la distancia necesaria, teniendo en cuenta que nunca he tenido que pasar por esa situación“.

La obra central es “El artista del hambre“, un autorretrato realizado en un maniquí intervenido, que aparece tendido en el piso, vestido con ropas del autor y la cabeza apoyada en una almohada improvisada con lienzos sucios que usaba en su taller.

Detrás, un tríptico de grandes dimensiones titulado “Sueña con búfalos“, delinea en distintos tonos de gris a un bisonte en un pradera.

En esa obra “me coloco en el lugar del mendigante -reseña Canale- y sumo algo personal: Desde niño sueño con búfalos, desde que me contaran que el Oeste Americano se fundó con el Ejército y los colones del Este viajando en tren y expulsando a los siux y los búfalos de ese territorio, un registro personal de la sensación de exclusión“.

Resina epoxi, pintura y restos de maniquíes -describe Canale los materiales que utilizó-. No hago obra por la obra en sí misma, sino que espero a que me llegue algo más fuerte que las ganas de hacer para que funcione como un mandato, en este caso el hambre como falta física de nutrientes y como carencia ética“.

La muestra, asevera, “va dirigida a quienes no tienen hambre, el objetivo es desnaturalizar la situación de los hambrientos en las calles y provocar el deseo de cambiarla, que no se descuide la equidad“.

Las microinstalaciones, en su mayoría montadas sobre mesas redondas tipo de coktail, empiezan con “El hambre en cautiverio“, un plato vacío servido con dos manos humanas dentro de un enrejado; y siguen con un colgante que pende sobre un círculo dorado llamado “La cadena alimentaria”, el cual alude a “esa red bastante rota que se hunde en el oro -señala el autor-, una responsabilidad social que los gobiernos tienen que cubrir“.

Canale define la siguiente obra como “una rima del famoso cuadro `Sin pan y sin trabajo`, de Ernesto de la Cárcova (1893)“, ubicada en una peculiar perspectiva que logra integrarse con un pleno de “El artista del hambre“; y a un lado está “Una manito por favor“, diseñada a partir de esa popular frase que él recrea sin metáforas: una mano entregando otra mano como objeto sobre un plato vacío.

Más allá, otra rima, el “Desayuno en Tyffany`s” de Truman Capote es recreado en blanco inmaculado sobre una mesa que contiene dos manos; a lejos parecen enguantadas con puntillas descansando sobre un pedestal, pero al acercarse muestran vendas y no descansan, sostienen una bandeja hecha con un cajón de manzanas.

Una cabeza abierta con el seso a la vista, pinchado por un cuchillo y un tenedor da forma a “Autofagia“, “un proceso que se da en quienes no tienen qué comer, cuando las células del cuerpo se devoran a sí mismas buscando nutrientes”, explica Canale; y al lado otra mesa recrea el dicho “Muchas manos en un plato” de manera literal: un plato negro y muchas manos de maniquí cortadas por las muñecas rodeándolo.

El circuito se continúa con “La prohibición“, una mano blanquísima evitando que otra tome el alimento sobre el que las colgó; y “Boeuf bourguignon“, una cabeza femenina vendada descansa sobre una noche estrellada y rima con el famoso plato francés que ofrece carne de vaca a la borgoña, pero en este caso la carne es humana.

En el marco de esta exposición el Observatorio de la Deuda Social de la UCA ofrecerá una charla libre y gratuita que será anunciada en el sitio de Internet www.uca.edu.ar.

Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario