Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

La suba en la tarifa de la luz se postergará al menos hasta diciembre

El segundo aumento de este año correspondía a noviembre. Habrá una audiencia pública y los tiempos de ese proceso lo retrasarán.

(CABA) En febrero, el ministerio de Energía anunció aumentos en las facturas de luz en dos tandas. La primera se aplicó entre ese mes y marzo, y representó un incremento promedio del 42% en el valor agregado de distribución, que es una parte de la factura, la que corresponde al servicio que prestan las empresas que llevan luz a los hogares. La siguiente suba de este año correspondía a noviembre. Allí se iba a concretar otro incremento, que era del 19% en el “valor agregado de distribución”.

Sin embargo, el aumento se postergará hasta diciembre. El ministerio de Energía convocará a una audiencia pública en noviembre. El procedimiento para realizar ese encuentro toma tres semanas y las resoluciones que salgan de esa audiencia consumirán un plazo similar, de entre dos y tres semanas.

Ese proceso -un mínimo de entre 5 y 6 semanas entre audiencia y resultados- llevará un tiempo que excederá la duración de noviembre, por lo que el aumento ya no llegará a concretarse durante el mes que viene.

La convocatoria a audiencia pública debe realizarse con tres semanas de antelación, para que se anoten todos los interesados en opinar. Como otras decisiones, los pasos para la audiencia pública podrían arrancar la semana que viene. Si se publica en el Boletín Oficial desde la próxima semana, la audiencia recién se plasmaría desde mediados de noviembre.

En el encuentro, el ministerio de Energía llevará una propuesta de incremento, como también lo harán las empresas del sector. También se esperan los pedidos de las asociaciones de consumidor. Como sucedió con las audiencias públicas del año pasado (2016), tanto de luz como de gas, los entes reguladores toman todas las posturas y escriben un informe al respecto.

El informe tardará entre otras dos y tres semanas para trasladarse a los cuadros tarifarios.

Y, en el Gobierno, no faltan los que creen que el incremento se tiene que postergar directamente para 2018. Creen que con la inflación ya superando las metas previstas de 2017, las recomposiciones -tanto de distribución eléctrica como de gas- pueden quedar para el año que viene.

Para febrero de 2018 estaba previsto otro incremento de luz. Una posibilidad que barajan las empresas es que el aumento de noviembre 2017 y el de febrero 2018 queden bajo el mismo paraguas y apliquen una única suba en el verano de 2018, que los combine.

Los subsidios energéticos bajarán de $ 136.000 millones en 2017 a casi $ 108.000 en 2018, según lo proyectado en la ley de Presupuesto. En 2016, los usuarios pagaban un 30% del “costo mayorista eléctrico de la tarifa abonada”, mientras que el 70% restante lo aportaba el Estado, eso es el llamado “precio de generación” o el costo de generar electricidad. En 2017, tras un el aumento que promedió el 68% entre generación y distribución, la demanda (hogares, empresas) pasó a abonar un 52% de lo que cuesta la luz de sus boletas, o sea que el Estado sigue subsidiando la mitad.

Para el año próximo, la proyección del Poder Ejecutivo es que los “privados” desembolsen un 61% del costo mayorista de la energía. Eso colocaría al Estado en una posición en la que abone un 39% del precio de generación eléctrica.

Todavía no está definido cómo será ese traslado a precios. En el 68% de incremento promedio que hubo en febrero de este año se conjugaron dos aumentos: el que recibieron las empresas por llevar luz (autorizadas a cobrar un 42% más por la prestación de su servicio) y el autorizado a los generadores. Estos últimos percibían $ 320 por MWh (la unidad de medida) en 2016 y pasaron a cobrar $ 640. Según el ministerio de Energía, el costo medio de generación fue de $ 1.070 por MWh entre febrero y abril, pero promedia los $ 1.410 para el resto del año. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario