Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

La Sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín reabre con Umbrío

La obra de Josep Maria Miró, dirigida por Luciano Suardi, es protagonizada por Eleonora Wexler y Alejandro Paker.

(CABA) Luego de una importante puesta en valor y renovación tecnológica, el Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530) volvió a abrir sus puertas y nuevos espectáculos suben a escena en las salas Martín Coronado, Casacuberta y Cunill Cabanellas.

En esta última se estrenará el jueves 8 de junio a las 20 Umbrío, de Josep Maria Miró, traducida por Eva Vallines y dirigida por Luciano Suardi.

El elenco está integrado por Eleonora Wexler, Alejandro Paker, Gaby Ferrero, William Prociuk y Pedro Merlo. La música original es de Gabriel Goldman, la iluminación de Leandra Rodríguez, el vestuario de Betiana Temkin y la escenografía de Rodrigo González Garillo.

Las funciones se ofrecerán de jueves a domingos a las 20.

• Platea: $140. Jueves (día popular) $70. Duración: 90 minutos. Espectáculo sugerido para mayores de 13 años.

Venta de entradas online: http://complejoteatral.gob.ar/

La obra
La intimidad familiar se encuentra amenazada. Entraron al departamento y, aunque no robaron nada, se acostaron en la cama matrimonial, tocaron los juguetes de la hija. Alguien sigue espiando. Envía fotos de la casa vacía. Y se empieza a descubrir que el matrimonio perfecto esconde algo umbrío detrás de la fachada de éxito y felicidad. La aparición de personajes del pasado y del presente desnuda la doble moral que los mantiene unidos. Y el matrimonio persevera en la mentira, el engaño y la manipulación para sostener su modo de vida, un statu quo que no están dispuestos a perder.

El sentimiento de lo siniestro y una cierta extrañeza atraviesan las escenas de este texto, que se presenta por primera vez a nivel mundial, y es el único que hasta el momento su autor no ha dirigido.

Luciano Suardi comparte una de las preguntas que le han surgido sobre la pieza: “¿Qué somos capaces de hacer para triunfar y qué somos capaces de hacer para no perder lo que conseguimos?”. El éxito, quizás, termina siendo en Umbrío una forma del fracaso. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario