Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

La revancha de Microsoft

La compañía de Redmond logró cautivar a los analistas con Windows Phone, tras varios años de desaciertos ante el avance de Apple y Google; cómo fue el desarrollo de su renovada plataforma móvil

La compañía de Redmond logró cautivar a los analistas con Windows Phone, tras varios años de desaciertos ante el avance de Apple y Google; cómo fue el desarrollo de su renovada plataforma móvil

“Magnífico” se entusiasma el Huffington Post .

“El sistema operativo de teléfono inteligente de mejor aspecto de la industria” se entusiasma Slate .

“Muy superior a la mayoría si es que no a todos los teléfonos inteligentes con Android” diceTechCrunch .

Suena como la adulación habitual para un dispositivo de Apple. En realidad son los aplausos por un nuevo producto de Microsoft.

¿Microsoft?

Exactamente. Ridiculizado por mucho tiempo como el tonto de la industria de la tecnología, Microsoft tiene de verdad un éxito, al menos entre los tecnólogos: su software para celular llamadoWindows Phone . Y en la sede central de Microsoft realmente necesitan que sea un gran éxito.

Los productos Windows y Office son ubicuos y muy rentables. Pero causan tanto entusiasmo como una abrochadora. Mientras empresas como Apple han captado nuestra imaginación con productos atractivos como el iPhone, Microsoft ha producido una larga lista de fracasos, desde relojes de pulsera inteligentes hasta el reproductor de música Zune y los teléfonos Kin . Steve Jobs solía criticar a Microsoft su falta de originalidad. En su opinión, la compañía no ponía “demasiada cultura” en sus productos. Pero con Windows Phone, Microsoft por fin está logrando alguna resonancia.

“Soy un entusiasta devoto de Apple, yo hice la cola por el iPhone” dijo Axel Roester, profesor adjunto de interacción de diseño en la Universidad de Washington en Seattle, pero Windows Phone “me parece bastante distinto y un avance”.

Windows Phone, que comenzó a parecer en dispositivos en el otoño boreal de 2010, por cierto se destaca visualmente. Tiene tipografía destacada en la pantalla y un mosaico de ladrillos animados en la pantalla de inicio, muy distinto de los íconos ordenados popularizados por el iPhone. Mientras la mayoría de los teléfonos obligan a los usuarios a abrir aplicaciones individuales para ingresar en las redes sociales, Facebook y Twitter son parte de Windows Phone. Los ladrillos cobran vida al colocar los amigos y familiares nuevas fotos, mensajes de texto y actualizaciones.

A pesar de ello, pocos consumidores se han visto atraídos y las ventas no son buenas. Un gran problema es que, inicialmente, los celulares con el software de Microsoft hechos por HTC y Samsung no eran excepcionales. Aún más importante, las compañías de telefonía celular, los que determinan las ventas de casi todos los teléfonos, no han estado vendiendo teléfonos con Windows agresivamente en sus tiendas. La mayoría promueve el iPhone y dispositivos que usan el sistema operativo Android de Google.

Ahora Microsoft ha creado una asociación con Nokia y los ejecutivos de ambas compañías tienen grandes esperanzas de que a los consumidores les gusten sus equipos. En la reciente feria CES de Las Vegas, Nokia presentó su modelo con Windows Phone llamado Lumia 900 , que será vendido por AT&T en Estados Unidos.

A diferencia de otros fabricantes que usan el software de Microsoft, Nokia no está desarrollando al mismo tiempo teléfonos con Android.

“Estamos dedicando nuestros mayores esfuerzos a Windows Phone” dijo Stpehen Elop, CEO de Nokia y ex ejecutivo de Microsoft.

Si bien aún es desconocido el veredicto de los clientes, el grupo que desarrolló el Windows Phone ya ha afectado profundamente a Microsoft mismo, influyendo el trabajo en otros productos de consumo. La próxima gran versión de software para PC, Windows 8, se verá muy parecido al Windows Phone, lo que Microsoft espera que ayudará a que funcione mejor en tabletas. La semejanza en la interfaz también se repite de nuevo en el software para la Xbox. La consola es, junto con Kinect, uno de los pocos éxitos de venta de equipos de Microsoft, al margen del paquete Office y las licencias de Windows.

Bill Flora, uno de los diseñadores de Windows Phone, dijo que Microsoft dedica mucha más atención al diseño de sus productos, que ha cambiado mucho desde que ingresó a la compañía, luego de salir de la escuela de arte a comienzos de la década de 1990.

“Ahora, en vez de que el 80 por ciento de su trabajo sea de rutina, solo el 20 por ciento es de rutina” dijo Flora, que recientemente dejó Microsoft para formar su propia firma de diseño en Seattle.

La historia de cómo Microsoft creó Windows Phone comienza con la introducción del iPhone, en 2007. Para Joe Belfiore , ahora de 43 años, un ingeniero que supervisa el diseño de software para Windows Phone, esa fue la chispa.

“Apple provocó un inmenso cambió en la industria en términos del tipo de cosas que hacían que eran únicas y muy atractivas para los consumidores” dijo Belfiore en una entrevista en el campus de Microsoft. “Queríamos responder con algo que fuera competitivo pero no lo mismo”.

Microsoft fue una de las primeras empresas en dedicarse a los teléfonos inteligentes con Windows Mobile, un software que funcionaba en dispositivos hechos por Samsung, Motorola y otros. Pero una palabra describe sus esfuerzos iniciales: complicados. Windows Mobile tenía un conjunto complejo de menúes en pantalla, incluyendo un botón de inicio para las aplicaciones tomado del Windows para PC. El software funcionaba con dispositivos lentos que tenían teclados físicos y, en algunos casos, lápices?

Una vez que el iPhone explotó en el mercado, los ejecutivos de Microsoft supieron que su software, tal como estaba diseñado, nunca podría competir. Por lo que en diciembre de 2008, Terry Myerson, que acaba de hacerse cargo de la ingeniería del grupo móvil, convocó una reunión que los miembros de su equipo de conducción llamaron el “match enjaulado”.

Con un prototipo de un nuevo celular con Windows Mobile en la mesa, Myerson, un ingeniero que va siempre al grano, dirigió un acalorado debate respecto de si podía salvarse algo del software. Nadie podía dejar el cuarto hasta que se resolviera la cuestión, dijo.

Siete horas más tarde, la reunión finalmente se levantó, luego de que Myerson recibiera una llamada de su esposa diciendo que se había congelado un caño en su casa. Para entonces se había alcanzado un acuerdo de que no había mucha tecnología que valiera la pena salvar. “Tocamos fondo”, dijo Myerson, que ahora tiene 39 años. “Eso francamente le da a uno libertad para probar cosas nuevas, crear un nuevo equipo y fijar un nuevo rumbo”, agregó.

La decisión fue empezar de cero, jugada que tuvo serias consecuencias. No solo demoró la salida de un celular Windows, sino que dio a Google la oportunidad de ganar a los fabricantes de celulares hasta entonces socios de Microsoft para que se volcaran al sistema operativo Android.

Charlie Kindel, un gerente de Microsoft de muchos años que se sumó al equipo móvil a comienzos de 2009, comparó los problemas causados por este nuevo comienzo con la situación de Aron Ralston , el mochilero que amputó su propio brazo en 2003 cuando quedó atrapado bajo una roca en el desierto de Utah.

“Esta roca formada por Apple y BlackBerry rodó sobre nuestro brazo” dijo Kindel, que se fue de Microsoft en el verano boreal pasado. “Microsoft se quedó ahí atascado tres o cuatro años, luchando por zafar”.

Myerson también tuvo que reconstruir el equipo móvil y Belfiore fue la primera persona importante que contrató.


Joe Belfiore, responsable de diseño de Windows Phone, durante la presentación de la plataforma en el congreso de móviles de Barcelona en 2010.

Belfiore es un tipo de ejecutivo de Microsoft raro: ingresó en la compañía en 1990, recién salido de la universidad y se quedó, incluso cuando otros se fueron a trabajar con compañías con más atractivo.

Durante gran parte de su carrera Belfiore trabajó en el diseño de Windows y el Internet Explorer, el tipo de software de Microsoft que está en todas partes pero no es siempre admirado por innovador. Pero también era conocido por pasarse horas probando tecnologías de Microsoft fuera de la oficina para ver cómo podían simplificarse.

En los últimos años Belfiore se ganó una reputación en la compañía por trabajar para proyectos más audaces, aunque a veces se hundieron en el mercado. Antes de sumarse al grupo móvil, por ejemplo, supervisó el diseño de Zune, la fracasada alternativa de Microsoft frente al iPod. Una versión del producto lanzada en 2009, el Zune HD, fue alabada por los críticos por su diseño despojado, con elegante tipografía y transiciones animadas atractivas para la función de pasar de una colección de música a otra. Pero el Zune HD salió años demasiado tarde, cuando hacía mucho que el iPod había consolidado su liderazgo.

Belfiore se hizo cargo del grupo móvil a comienzos de 2009, justo cuando los diseñadores estaban terminando los primeros prototipos de Windows Phone. Para esos prototipos Flora se inspiró en los carteles de los aeropuertos y otros centros de transporte. Tomó prestado el énfasis en la claridad, la tipografía limpia y las transiciones con calidad de televisión entre pantallas del Zune, en el que había trabajado con Belfiore. Las ideas gradualmente convergieron en un lenguaje de diseño que Microsoft llama Metro.

Pero había desafíos más allá del diseño. Microsoft tuvo que encontrar un nuevo enfoque para trabajar con los fabricantes de celulares de modo que su nuevo software pulido funcionara bien. A diferencia de Apple, Microsoft no hace su propio hardware. Antes de reiniciar su estrategia para dispositivos móviles, Microsoft hacía poco por asegurarse de que sus socios fabricantes de equipos pusieran su software en dispositivos que funcionaran bien con el mismo.

Eso ya no se toleró más. Microsoft dio a sus socios especificaciones detalladas para las tripas técnicas de sus equipos, incluyendo procesadores con cierto poder y tecnologías de pantalla. Los fabricantes de celulares se quejaron de las normas, pero el resultado fue mejores celulares.

“No se trata solo de software” dijo Albert Shum, gerente general del estudio de diseño del Windows Phone. “Se trata de toda la experiencia, de punta a punta”.

Cuando los altos ejecutivos vieron por primera vez el software, dijo Myerson, hubo “algunas vacilaciones”. A Steve Ballmer, el CEO de Microsoft, no le gustó que la primera pantalla que apareció al prender el dispositivo contenía tipografía demasiado grande que cortaba el día de la semana (Wednesday aparecía como Wed). Se hicieron cambios.

Pero se le dio libertad creativa al grupo. Y los críticos, al menos, han aprobado los resultados finales.

“No se parece a nada de Microsoft que hayamos visto antes” dijo Michael Gartenberg, analista de Gartner la firma de investigaciones de mercado tecnológico. “La compañía está siendo un poco audaz y diciendo que lo que funcionó en 1992 ya no funciona”.

Aún así, el verano boreal pasado, Ballmer dijo a los inversores de Microsoft que estaba desilusionado con las ventas de Windows Phone. A mediados de diciembre puso a Myerson, el jefe de ingeniería, a cargo del grupo. Encargó a Myerson mejorar la campaña publicitaria de Windows Phone y lo responsabilizó por las relaciones con las compañías de telefonía celular. Una actualización del software de Windows Phone en el otoño boreal agregó una cantidad de mejoras al producto.

Pero este año es crucial, mostrará si un producto respetado basta para ayudar a Microsoft a recuperar el tiempo perdido. Aunque se siente bien ser favorito entre los críticos de tecnología por una vez, Microsoft necesita un gran éxito en el negocio de los celulares, no un objeto de culto.

“Entrar al mercado tan tarde con esta experiencia nos plantea algunos desafíos especiales” dijo Myerson. “Creo que sería distinto si hubiéramos entrado antes”.

Comentarios

Ingresa tu comentario