Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

La provincia de Buenos Aires es la que menos recursos recibe del Fondo del Conurbano

La provincia recibe $40 por habitante, contra $3786 de un fueguino o $2900 de un catamarqueño.

(PBA) Rara vez una planilla fiscal resulta tan fácil de leer: dice que la provincia de Buenos Aires recibe de la Nación $ 650 millones en enero y nada, cero, en los casilleros de los siguientes once meses. Pocas veces el resultado de un planilla es tan difícil de explicar: dice que a fin de año Buenos Aires recibió $ 650 millones y el resto de las provincias, $ 37.000 millones.

Lo difícil de explicar, en realidad, es que esa planilla muestra cómo se reparte el Fondo del Conurbano bonaerense y que, salvo Tierra del Fuego, la provincia de Buenos Aires -no está de más aclarar: la que alberga al conurbano- es la que menos recursos recibe. De hecho, Buenos Aires cobra hoy apenas el 1,7% del fondo.

Las dos provincias que más recursos recibieron el año pasado por el Fondo del Conurbano fueron Santa Fe ($ 4197 millones) y Córdoba ($ 4170 millones). Cada una se quedó con el 11 por ciento. Medido per cápita (a partir de la población estimada por el Indec en 2015), cada santafecino recibió $ 1234 y, cada cordobés, $ 1158. A cada bonaerense, en cambio, le correspondieron unos 40 pesos.

Proporcionalmente, los vecinos de otras provincias salieron más beneficiados. Al tope de esa lista está Tierra del Fuego. Fue la que menos recursos obtuvo en 2015 del Fondo del Conurbano ($ 579 millones, un 1,5% del total). Pero sus 153.000 habitantes consiguieron $ 3780 cada uno.

Detrás de los fueguinos, los catamarqueños y formoseños fueron los más beneficiados. Sus gobiernos recibieron $ 2900 y $ 2800 por vecino, respectivamente.

En orden, las provincias que más recursos reciben del fondo son Santa Fe, Córdoba, Chaco, Entre Ríos, Tucumán, Mendoza, Santiago del Estero, Salta, Corrientes, Formosa, San Juan, Misiones, Jujuy, Catamarca, Río Negro, San Luis, La Rioja, La Pampa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Buenos Aires y Tierra del Fuego.

Esa incongruencia y, en realidad, la falta de recursos para enfrentar las falencias de la provincia desató esta semana el reclamo de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, por la necesidad de rediscutir el modo en que se distribuyen el Fondo del Conurbano y, en general, los recursos de la coparticipación.

Un reclamo que, según reveló La Nación, cuenta con el aval del presidente Mauricio Macri y los ministerios del Interior y de Hacienda, que trabajan desde hace meses con funcionarios de la provincia para presentar un proyecto de ley que modifique el reparto.

El Fondo del Conurbano fue creado en 1992 para que la provincia recuperara los siete puntos de coparticipación federal que perdió desde los 80. Fue una condición de Eduardo Duhalde a Menem para dejar la vicepresidencia y candidatearse a gobernador bonaerense. Los recursos que nutren al fondo surgen del 10% de la recaudación del impuesto a las ganancias.

Pero, en 1995, se fijó un tope de$ 650 millones (equivalentes a dólares) para Buenos Aires y se repartió el excedente de la recaudación de ganancias entre el resto de las provincias (salvo la Capital).

La inflación, las sucesivas devaluaciones y el crecimiento en sí de la recaudación de ganancias hizo que, desde 1997, pero especialmente a partir de 2002, la porción que le tocaba a Buenos Aires del fondo del conurbano cayera notablemente. Hoy, de hecho, la provincia se queda con el 0,17% de la recaudación de ganancias afectada al fondo.

La misma ley que creó el Fondo del Conurbano, en 1992, constituyó el Fondo de Infraestructura Social, que se reparte entre las provincias según sus necesidades básicas insatisfechas. Como Buenos Aires tenía el Fondo del Conurbano fue excluido de esta partida que, el año pasado distribuyó $ 15.000 millones. Vidal también quiere sentarse a esta mesa.

Para exponer la incongruencia de esos repartos, la gobernadora destacó otro argumento: lo que aporta su provincia a la recaudación nacional, y lo que recibe. “De cada 100 pesos que la Argentina recauda la provincia aporta 37, pero recupera sólo 18″, remarcó.

El mismo argumento usó el ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza, en la última reunión con sus pares de todo el país. Nadie cuestionó sus pretensiones. Nadie las acompañó. Es que la lógica que se impone es otra: cada peso que recupere Buenos Aires será un peso menos para los demás distritos. “Al menos tengan el decoro de dejar de decirle fondo del conurbano”, masculló Lacunza. NR

Hernán Lacunza vidal

Comentarios

Ingresa tu comentario