Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

La primera edición de la Feria de Cafés de Calidad

Para el hábito porteño

La ciudad que convirtió el café en una celebración de la intimidad ya sabe cómo homenajear a su bebida preferida. Lo hará hoy con un evento gratuito, donde el público podrá degustar cafés de lugares exóticos, asistir a charlas sobre métodos de preparación y asombrarse con bebidas “de autor” basadas en el sabor más popular de Buenos Aires.

319005_485936324771640_1720507203_n

(CABA) Granos de Asia, cafés de Tanzania, maridajes impensados y capuccinos gourmet serán los protagonistas de la primera edición de la Feria de Cafés de Calidad, que se realizará hoy, de 12 a 20, en el salón Félix del hotel Four Seasons (Posadas 1086). Buena parte de los secretos de la bebida más consumida en el mundo después del agua se revelarán en el encuentro, dirigido a aquellos para quienes la magia de un pocillo humeante se mide tanto por el placer que produce como por las amistades que fortalece.

“Representantes de Illy, Café Martínez, Cabrales, Nespresso, Dolce Gusto y Sabarex (de Tijuana, México), entre otras marcas, contarán su forma de trabajar y expondrán acerca de la historia y el proceso de una infusión que en Buenos Aires ha encontrado uno de los lugares del mundo donde mejor se la aprecia. Dos de las pruebas más contundentes de la importancia que la cultura cafetera tiene en la ciudad podrían ser los más de 3000 inscriptos en las actividades especiales de la Feria, y la elegantísima competencia con la que cerrará el evento, en la que 11 baristas harán capuccinos, cafés y bebidas “de autor”.

En una época en la que dibujar con leche sobre la espuma de un café se ha convertido en una forma del arte (“art latte”), la Feria de Cafés de Calidad propone que el hábito porteño de reencontrarse alrededor de esa excusa en forma de jarrito vaya acompañada de un sabor inolvidable, a la altura del momento que se comparte. Tal vez por eso el concurso de baristas se llama “Exigí buen café”, un reclamo que para el buen paladar porteño equivale a dedicarle a la amistad el tiempo y la bebida que merece.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario