Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

La pesadilla de vivir sin gas durante meses

Vecinos padecen los largos plazos de empresas, gasistas y consorcios.

(CABA) Dónde bañarse, qué comer y cómo calefaccionar los ambientes. Las tres grandes dudas que atraviesan los miles de porteños que sufren este inconveniente. Son pocos los que no conocen alguna anécdota al respecto. Un amigo, un familiar, un compañero de trabajo. Todos han pasado, o pasan, por el calvario de las pérdidas, las peleas con vecinos, los matriculados con criterios sinuosos y los inspectores de Metrogas.

Las primeras semanas iba buscando dónde bañarme todos los días, hasta que finalmente el dueño del departamento compró una ducha eléctrica“, cuenta Virginia. Tal como le recomendaron, debió instalar una térmica exclusiva. El consumo energético es alto y la combinación agua-electricidad es siempre un llamado a la atención.

El kit que se repite entre los integrantes de “la cofradía de los sin gas” suele completarse con un anafe y/o un horno o pava eléctrica. Si toca en invierno, además, bienvenidos los caloventores y estufas a 220.

Allí comienza otra batalla: la de los arreglos. Una vez que Metrogas advierte las fallas, interrumpe el servicio y deja asentado en una planilla las irregularidades, se desentiende de la situación hasta que un gasista matriculado resuelva los inconvenientes y llame a una nueva inspección oficial.

Los matriculados, sin embargo, suelen manejar criterios disímiles y, al no estar directamente regulados por Metrogas, no siempre coinciden en la relevancia de las obras. Una decena de afectados y ex afectados en distintos barrios porteños consultados por La Nación coincidió en que esas diferencias son las que suelen derivar en extensos meses sin servicio.

Es el caso de Ana, que vive en Villa General Mitre y en su torre hay cerca de 200 familias sin gas desde enero. Durante los primeros meses se las arregló como pudo, pero el frío que llegó en estos días a la ciudad se transformó en su peor enemigo. Sin trabajo desde hace tiempo, le resulta imposible comprar un termotanque o una estufa eléctricos. Mucho menos mudarse.

Con mi hija andamos todo el día con frazadas puestas tipo ponchos. Bañarse implica calentar varias jarras de agua para el cuerpo y al día de hoy el pelo es con agua fría. Ya hemos padecido varias gripes en lo que va del año“, le cuenta a La Nación.

anafe

La empresa que distribuye el gas en la Capital Federal y en más de diez localidades y partidos del Gran Buenos Aires tiene pocas estadísticas sobre los casos de cortes de servicio a particulares. Un informe elaborado a partir de un pedido de La Nación asegura que “si se analizan los datos relevados por corte en instalaciones comunes de edificios y departamentos individuales, se detecta un incremento aproximado del 6% anual durante 2014, en comparación a los casos del 2013″.

Entre las razones más frecuentes de los cortes están la “detección de fuga de gas en las cañerías internas de los clientes y la falta de ventilación en ambientes y/o ventilación inadecuada de artefactos a gas, que generan riesgos por inhalación de monóxido de carbono, lo que representa un riesgo para las personas“.

Fuente: Tomás Rivas en La Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario