Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

La Isla, la pequeña París de Recoleta

Formada por ocho manzanas en el exclusivo barrio de Recoleta, quien recorra sus calles entrará en una pequeña porción de Europa. (CABA) Se la denomina “La Isla” porque está en un terreno elevado -antiguamente era uno de los sitios que nunca se inundaba-, desde allí apenas se oye el rumor lejano los ruidos de las cercanas avenidas Las Heras, Pueyrredón y Del Libertador. Este rincón exclusivo es uno de los...

Formada por ocho manzanas en el exclusivo barrio de Recoleta, quien recorra sus calles entrará en una pequeña porción de Europa.

1773006w645

(CABA) Se la denomina “La Isla” porque está en un terreno elevado -antiguamente era uno de los sitios que nunca se inundaba-, desde allí apenas se oye el rumor lejano los ruidos de las cercanas avenidas Las Heras, Pueyrredón y Del Libertador. Este rincón exclusivo es uno de los más costosos de la ciudad de Buenos Aires, comparable en sus precios con Puerto Madero.

Florencio es el único comercio del lugar. Un resto bar pequeño, con capacidad para doce personas, este rincón escondido en la empedrada Francisco de Vittoria anticipa que detrás de esa puerta iluminada hay una invitación para viajar a París por un rato. “La gracia es advertirlo un día gris y pesado”, se enuncia en una pizarra. Habla de un espacio en “otro nivel”, quizá no sea sólo porque en el umbral haya que bajar unos escalones. Aquí la mayoría de los platos que se ofrecen tienen un toque mágico: “Revuelto de gramajo mágico: 78 pesos; guiso mágico de lentejas con vegetales: 75”. También hay salmón ahumado, tartas, ensaladas y toda una variedad de pastelería que se exhibe en un mostrador de madera antiguo.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario