Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

La peligrosa moda de las chicas Barbies

Anorexia y cirugías.

Es una moda que crece en las redes sociales y podría transformarse en un grave problema para las jóvenes.

barbies

(CABA) Las Barbies suelen tener pelos larguísimos y platinados. Ojos gigantes, demasiado maquillados y con pestañas postizas. Narices finísimas y bocas carnosas. Pechos enormes y cinturas mínimas. Así desvelaron a niñas de todo el mundo por décadas. Lo nuevo es que hay chicas que se están convirtiendo ellas mismas en Barbies. Sus imágenes provocan escozor.

Se dice que la precursora de esta movida peligrosa y patológica es Dakota Rose, una estadounidense de 14 años. Se hace llamar Kota Koti y sus seguidores son millones. La inglesa Venus Palermo la sigue en popularidad. Tiene 15 años, vive en Londres y en la red es Venus Angelic. Tiene blog y sus trucos están explicados al detalle en los 80 videos que subió a la red: usa lentes de contacto opacos, maquillaje blanco, polvos compactos.

También está Valeria Lukyanova, una ucraniana de 21 años, que logró un aspecto pasmosamente idéntico a la muñeca. Se sometió a un sinfín de operaciones estéticas: nada en su cuerpo es natural. Además, jura que se alimenta de “aire y agua” porque es seguidora del “bretarianismo” o “inspiracionismo”, un culto que postula vivir de la energía microcósmica. Ah, y asegura que “preferiría morir torturada antes que tener hijos”.

Anastasiya Shpagina es otra ucraniana de 22 años de ojos gigantes y vidriosos, pestañas postizas, pelo teñido de colores y boca perfecta. Se llama “Fukkacumi” y dedica horas cada día en maquillarse los ojos. En su video más visto se presenta como un hada.

Siempre hubo chicos que se disfrazaron o copiaron a ciertos personajes famosos. El problema acá es que, además, se operan, transforman y deforman sus cuerpos.

Esta tendencia responde a ciertos ideales de la sociedad de consumo. Y ocurre en la adolescencia, que es un tiempo de cambio físico, que se adelanta a lo psicológico. Es, también, el momento de la conformación de la identidad”, dice Ana Rozenbaum de Schvartzman, especialista en niños y adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina. “Están rompiendo el espejo poniendo por delante un espejo falso que responde a un ideal que no tienen claro, se adelantan a la naturaleza, rompen un proceso. Además, así creen que levantan su autoestima, pensando que son alguien que no son. Es muy riesgoso, y depende de cada familia cómo trabajar esto”.

La diputada Mara Brawer (FPV) presentó hace poco un proyecto de ley de “Restricción de las cirugías estéticas en menores de edad”, una iniciativa que prohíbe estas intervenciones en niños y adolescentes. “El objetivo primordial de esta ley es garantizar el derecho a la salud a través de la prohibición a menores de edad de realizarse cirugías estéticas que responden a patrones meramente culturales y no son necesarias para su salud física o psíquica”, dice Brawer.

Fuente: Clarin

Comentarios

Ingresa tu comentario