Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

La oposición porteña, sin candidatos claros para el Congreso Nacional

A un mes del cierre de listas previstas para el 21 de junio, sólo el PRO parece tener claro quién será su candidata a senadora: Gabriela Michetti. En tanto, ni el kirchneristmo, el FAP y la Coalición Cívica saben con quién se presentarán a las PASO. Lavagna y Lousteau siguen negociando su espacio para encabezar alguna lista. (Ciudad de Buenos Aires) La Capital Federal, el segundo distrito más importante del...

A un mes del cierre de listas previstas para el 21 de junio, sólo el PRO parece tener claro quién será su candidata a senadora: Gabriela Michetti. En tanto, ni el kirchneristmo, el FAP y la Coalición Cívica saben con quién se presentarán a las PASO. Lavagna y Lousteau siguen negociando su espacio para encabezar alguna lista.

lavagna-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) La Capital Federal, el segundo distrito más importante del país por su cantidad de electores y su impacto nacional, deberá renovar las tres bancas de senadores nacionales que actualmente ocupan Filmus, María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica) y Samuel Cabanchik (Probafe). Además de la candidatura a senador, que encabezará la boleta, la ciudad también renueva doce bancas de diputados nacionales. Cuando faltan pocas semanas para el 12 de junio, fecha en que vence la inscripción de las alianzas electorales, el panorama parece cada vez más atomizado.

Además, las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) otra vez no se presentan como una herramienta para dirimir la pelea por las candidaturas.

En este marco, los cruces públicos entre los distintos referentes parecen alejar definitivamente la posibilidad de un reencuentro.

“Evidentemente él decidió, cuando se fue a Córdoba y se sacó esa foto tan especial y simbólica con un sector fuerte del peronismo y con Moyano. Nos pareció que ya de alguna manera eligió otra cosa”, afirmó Michetti sobre el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y su foto con el camionero Hugo Moyano, el sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas y otro referentes del peronismo disidente.

La respuesta de Lavagna vino a través del ex embajador ante la ONU Roberto Gil: “Aquellos que se han ocupado de denostar a Lavagna por su actividad en pos de un peronismo renovado y democrático sería mejor que emplearan sus energías en resolver sus propias internas partidarias y no en intentar abortar los intentos de dar respuesta a una exigencia de nuestra sociedad: la unidad de fuerzas opositoras para poner límites al desgobierno que nos asuela”.

Si bien las negociaciones no están definitivamente rotas, desde el macrismo aseguran que Lavagna está “congelado” y avanzan, en cambio, en un acuerdo con otro ex ministro de Economía del kirchnerismo, Martín Lousteau. Los negociadores del macrismo revelaron que el economista no está dispuesto a dirimir candidaturas en las PASO y que no aceptaría otro lugar que no sea el primero en la nómina de senadores nacionales. El acuerdo con Lavagna incluiría, además, algún lugar para Venegas y para el hombre del moyanismo en Capital, Julio Piumato, además de Gil, un hombre de su riñón.

En el otro polo opositor al gobierno nacional, el escenario no es más alentador. La irrupción de Carrió y su pacto con Solanas terminó de dispersar al arco no peronista-no macrista. Un sector de la Coalición Cívica encabezado por Prat Gay y María Eugenia Estenssoro venía trabajando junto a Victoria Donda y Humberto Tumini, de Libres del Sur, y también junto a la UCR porteña. Recorrieron playas junto a la diputada y armaron conferencias de prensa en distintos lugares de la Ciudad. Ese espacio veía con buenos ojos un acercamiento con Solanas hasta que cerró con Carrió y ésta empezó a disparar contra los dirigentes de su propio partido –acusó a Estenssoro de facilitar la designación de Alejandra Gils Carbó como procuradora de la Nación– y a sus ex aliados: denunció a Gil Lavedra de “pactar” con el oficialismo.

“No nos parece que haya que agarrar cargos sin pensar en el discurso que hagamos. Me parece que hay que ser coherentes; para eso lo mejor es dirimir en primarias y ahí está la diferencia entre quienes declaman honestidad y voluntad de diálogo y unidad y después no lo hacen”, espetó Donda, en alusión a Solanas, tratando de empujar una disputa en las PASO, rechazada tanto por Lilita como por el líder de Proyecto Sur. El espacio articulado por el cineasta se fue desmembrando hasta que con su nueva aliada perdió el apoyo del MST. “No vamos a ser parte del acuerdo Pino-Carrió. El programa emancipador de Proyecto Sur entra en contradicción con el acercamiento a Lilita, que tiene otro proyecto político que arrancó en la centroizquierda y terminó levantando temas de la derecha”, sostuvo el legislador Alejandro Bodart. “Pino descarrió”, le disparó Claudio Lozano, que rompió con el FAP y abortó un acuerdo con Solanas.

Dos de las fuerzas centrales del FAP porteño, el socialismo en cabeza de Roy Cortina y el GEN, a cargo de Martín Hourest, acompañaron el lanzamiento de este matrimonio. Libres del Sur se quedó con la UCR y un sector de la CC y Lozano se cortó solo. En este espacio tampoco aparecen las PASO como una herramienta para dirimir candidaturas.

Fuente: Pagina 12

Comentarios

Ingresa tu comentario