Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

La remake de Rambito y Rambón ya tiene protagonistas: Berni y Crescenti

Tanto el director del SAME Alberto Crescenti como el secretario de Seguridad, teniente coronel Sergio Berni -para algunos, casos perdidos de figuretismo agudo -hacen lo imposible para aparecer en cámara y en las crónicas de la prensa escrita. (Ciudad de Buenos Aires) Abonados a los principales medios de comunicación, el caso más reciente de figuretismo de estos funcionarios fue por el robo de la ambulacia del SAME de la puerta...

Tanto el director del SAME Alberto Crescenti como el secretario de Seguridad, teniente coronel Sergio Berni -para algunos, casos perdidos de figuretismo agudo -hacen lo imposible para aparecer en cámara y en las crónicas de la prensa escrita.

(Ciudad de Buenos Aires) Abonados a los principales medios de comunicación, el caso más reciente de figuretismo de estos funcionarios fue por el robo de la ambulacia del SAME de la puerta del Hospital Zubizarreta, en el barrio porteño de Villa Devoto, en el que el rol del director operativo del SAME y del Secretario de Seguridad de la Nación llegó a confundirse con el de un inspector de policía y un jefe de brigada, respectivamente.

En tanto, el caso más indignante que protagonizó Crescenti, no es lindo recordarlo, fue el 23 de febrero del año pasado en Once, un día después de la tragedia, cuando salió a hacerse felicitar públicamente por el jefe de Gobieno junto a otros funcionarios por el “gran trabajo” de rescate que había hecho su equipo, y mientras posaba para las cámaras, el joven Lucas Meghini Rey -no se sabe si aún con vida- permanecía en un habitáculo del tren, donde fue hallado muerto tres días después del siniestro.

Siempre adorado por la cámara, Crescenti también fue protagonista de spots publicitarios sobre el SAME que se difundieron oportunamente por la televisión abierta.

La comparación con el secretario de Seguridad, Segio Berni, aunque pueda juzgarse como forzada, es una obligación moral hacerla. Comparten el perfil de funcionario que, al menos en la imagen que dan, pasan más tiempo mostrándose que dirigiendo las áreas a su cargo.

Berni arriba de una moto y sin casco socorriendo a un herido (es médico cirujano), Berni disfrazado de astronauta cuando la nube tóxica en Retiro, Berni en el incidente con la grúa en Puerto Madero y como protagonista principal esta mañana en un allanamiento en Parque Patricios por un delito relativamente menor, como es el robo de un vehículo, pero que tiene una gran particularidad: ocupa la agenda mediática de un verano con pocas noticias.

Y paralelamente, Crescenti en todas las notas sobre el robo de su ambulancia, y cada hora, a lo largo de casi todo el día, en las señales de noticias cuando el rodado ya había aparecido.

Para colmo, esta historia parece enfrentar a Rambito y Rambón: Berni castigó a su némesis Crescenti, cuando advirtió que la denuncia sobre la ambulancia robada se hizo “recién” tres horas más tarde, lo que permitió que el vehiculo puediera llegar tan lejos (fue hallado en Gualeguaychú), y atravesar controles, sin que pesara ningún pedido de captura.

En clara alusión a su nuevo compañero de aventuras, Berni arremetió “Todavía no escuché decir que fue robada a las 11.30 del domingo y denunciada casi a las 14.30”.

Pregunta final: ¿Y si le ponen Lo Jack a las ambulancias del SAME y dejan de perder el tiempo estos altos funcionarios?

Comentarios

Ingresa tu comentario