Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

La moda en personas de la tercera edad es vivir en un cohousing

72 adultos mayores decidieron compartir su día a día en la asociación Vida Linda del barrio de Belgrano. Cuáles son los beneficios y por qué lo eligen. ¡Escuchá sus testimonios!

(CABA) Son las tres de la tarde y en el edificio del barrio porteño de Belgrano están de sobremesa. Todo llevaría a pensar que las mujeres reunidas en el comedor de la Asociación Mutual Israelita Vida Linda son un grupo de amigas que se juntaron a almorzar. Pero no: se trata de una comunidad de adultas mayores que decidieron vivir como si fueran una gran familia. Aunque cada una tiene su departamento, comparten actividades y espacios comunes para sentirse acompañadas y protegidas.

Para vivir en este edificio hay que ser mayor de 55 años. En total, 72 personas optaron por el cohousing, como se le llama a esta tendencia cada vez más popular en el mundo. “Estamos muy contenidas acá. Cuando alguien necesita del otro sabe que levanta el teléfono y lo van a ayudar. Hay mucha solidaridad”, cuenta a Telenoche una de las señoras.

ENVEJECER EN COMUNIDADUn edificio de departamentos en el que sólo viven adultos mayores.

تم نشره بواسطة ‏‎Telenoche‎‏ في 19 يونيو، 2017

Durante el día, en la mutual Vida Linda hay actividades a las que los vecinos pueden sumarse si quieren. El lugar tiene además una biblioteca, un jardín y salones para hacer -por ejemplo- yoga.

Para muchas de las mujeres que decidieron envejecer en comunidad ser parte del grupo es una tranquilidad. “Mi atracción por el lugar fue tener una compañía y estar segura, algo que si vivís sola muchas veces no pasa. Estoy muy tranquila acá, a veces almuerzo en el comedor y otras veces compro la comida y me la llevo a mi casa que está en el piso de arriba”, dice una de ellas.

En el condominio de 105 departamentos hay espacio para estar solo y también para compartir. Ya en el living, “las chicas” miran juntas televisión, navegan en internet y se dedican a compartir la vida. “Aquí tenés la certeza de que si te sentís mal o algo te pasa en pocos minutos alguien está con vos”, concluye Helena, que tiene 86 años y hace 6 se mudó ahí.

MG

FUENTE CONSULTADA: TN ONLINE

Comentarios

Ingresa tu comentario