Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

La mayoria de los kioscos no cumple la ley de publicidad de tabaco

El 73 por ciento.

El incumplimiento más frecuente se da en los kioscos y otros comercios donde los avisos pueden verse desde el exterior y los carteles con tamaños superiores a los permitidos.

cigarrera

(CABA) En el 73,7 por ciento de los puntos de venta de cigarrillos, la industria del tabaco viola las restricciones de publicidad que rigen por ley, de acuerdo con una investigación realizada por la Fundación Interamericana del Corazón (FIC-Argentina) y la Alianza Libre de Humo de Tabaco (Aliar). El relevamiento indicó que las causas más frecuentes de incumplimiento son la visibilidad de los avisos publicitarios desde el exterior del punto de venta y la presencia de anuncios luminosos y de carteles con tamaños superiores a los permitidos por la normativa vigente.

El año pasado se reglamentó la ley de control de tabaco que estableció restricciones a las publicidades en los puntos de venta. La investigación surgió para ver cómo se aplicaba y nos encontramos con que el incumplimiento de las tabacaleras es altísimo”, explicó Mariela Alderete, vicedirectora de FIC Argentina, organización sin fines de lucro creada en 2008 para promover políticas públicas y cambios sociales que garanticen la protección del derecho a la salud, a través de la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

La muestra se realizó entre julio de 2013 y marzo de 2014 en 851 kioscos de la Ciudad de Buenos Aires, La Plata, Ramos Mejía, San Isidro, Avellaneda, Lomas de Zamora, Córdoba capital y Mendoza capital. En tres de cuatro locales de cada ciudad se cometen violaciones a las restricciones a la publicidad contempladas en la Ley Nacional de Control de Tabaco N 26.687, sancionada en 2011.

La ley prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco en forma directa o indirecta y a través de cualquier medio de difusión o comunicación. Contempla como excepciones la publicidad directa a mayores de 18 años con consentimiento previo y la promoción que se realice en el interior de los lugares de venta de productos de tabaco.

El 28 de mayo de 2013 fue aprobado el reglamento de la ley nacional que estableció restricciones a la publicidad en el punto de venta limitándola a la colocación de sólo dos avisos publicitarios por empresa de tabaco (uno con el listado de marcas y precios y otro de promoción), de 30 por 30 centímetros como tamaño máximo, de dos dimensiones y sin luz ni pantallas.

Además, la normativa establece que estos avisos no pueden ser visibles desde el exterior del punto de venta y que deben incluir advertencias sanitarias de no menos del 20 por ciento del tamaño del anuncio.

Según Alderete, “las violaciones más frecuentes fueron los carteles publicitarios visibles desde el exterior, que fue detectado en el 66,2 por ciento de los puntos de venta relevados; los avisos publicitarios cuyo tamaño supera lo establecido por el reglamento de la ley, vistos en el 64,2 por ciento de los casos, y avisos luminosos, en el 56,5 por ciento”.

La vicedirectora de la fundación señaló que “también detectamos que las tabacaleras están implementando una nueva estrategia de marketing para promocionar sus productos que se usa en países como Colombia, México o Chile. Se exhiben muchos paquetes de cigarrillos en hilera y otros paquetes gigantes como elementos decorativos. Aprovechan que en la ley no está contemplada la exhibición de los productos”.

La publicidad en los puntos de venta está apuntada a que los chicos y adolescentes se inicien en el tabaco. Apelan a recursos como productos especiales con sabores atractivos, mensajes publicitarios que transmiten valores de autonomía o estantes en los kioscos donde los cigarrillos estén al alcance de niños de 7 años. Buscan normalizarlos como cualquier otro producto del kiosco, cuando en realidad son causa de enfermedades graves y de muerte”, sostuvo Alderete.

Desde abril pasado, una comisión del Ministerio de Salud comenzó a trabajar para fiscalizar el cumplimiento de la prohibición de publicidad.

Fuente: Página 12

Comentarios

Ingresa tu comentario