Buenos Aires, 23/08/2017, edición Nº 2082

La mayoría de los hipertensos no controla su presión

Más del 70 por ciento de los argentinos hipertensos no controlan sus niveles de presión arterial y son más propensos a sufrir accidentes cerebrovasculares (ACV), enfermedades coronarias e insuficiencia renal, reveló este sábado el informe preliminar del Congreso Argentino de Hipertensión. El encuentro que se realizará del 12 al 14 de abril en la ciudad de Buenos Aires es organizado por la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) que debatirá...

Más del 70 por ciento de los argentinos hipertensos no controlan sus niveles de presión arterial y son más propensos a sufrir accidentes cerebrovasculares (ACV), enfermedades coronarias e insuficiencia renal, reveló este sábado el informe preliminar del Congreso Argentino de Hipertensión.

El encuentro que se realizará del 12 al 14 de abril en la ciudad de Buenos Aires es organizado por la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) que debatirá sobre las estrategias de medición de la presión ante la falta de controles.

El especialista Pablo Rodríguez, presidente del Comité Científico del Congreso de Hipertensión, destacó que “en Argentina, solamente el 26 por ciento de la población hipertensa tiene su presión arterial controlada, y eso no es un tema menor para el futuro”.

Rodríguez insistió en la importancia del abordaje de la hipertensión arterial “como se hará en este congreso, desde lo esencial a lo secundario, para que ningún aspecto de su tratamiento y prevención quede afuera del ámbito científico”.

Explicó que “por un lado existe la hipertensión arterial primaria o esencial, que es la más frecuente y cuya causa no puede ser identificada, y por otro la secundaria, derivada de otras enfermedades que requieren de un tratamiento específico”.

La presión de la sangre en las arterias varía latido a latido del corazón y en cada persona es distinta en los diferentes momentos del día, cambiando inclusive si se la mide en un brazo o en otro.

Desde que el control de la presión arterial se convirtió en un tema de salud pública, se consideró a los valores de presión sistólica y diastólica registrados en el consultorio médico como base para el diagnóstico, con el binomio 140-90 mmHg, popularizado como “14/9”, determinando la frontera entre una presión normal y la de hipertensión arterial.

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud indican que la hipertensión afecta en los países occidentales a más de un cuarto de la población adulta, sobre todo después de lo 65 años.

El informe preliminar del congreso de hipertensión destacó que esta enfermedad está relacionada con trastornos metabólicos y vasculares y que, librada a su suerte, puede producir patología coronaria, infarto cerebral (ACV), deterioro de la capacidad cognitiva e insuficiencia renal, entre otros problemas de salud.

Rodríguez adelantó que en el encuentro médico “se priorizará este año la medición y seguimiento de la presión arterial, debido a que las evidencias están demostrando cada vez más que su variabilidad incrementa el riesgo cardiovascular”.

“Eso hace que los especialistas estemos dando cada vez más importancia a estrategias de control que van más allá de la medición en el consultorio, como el monitoreo ambulatorio y el monitoreo domiciliario”, añadió.

Marcos Marín, presidente del comité organizador del Congreso Argentino de Hipertensión Arterial, estimó que “en Argentina no excede el 20 por ciento la proporción de pacientes a los que se le efectúa una presurometría de 24 horas, con el fin de diagnosticar hipertensión y evaluar el tratamiento antihipertensivo”.

Marín destacó que “los especialistas en hipertensión lo hacemos con casi todos, pero en los pacientes que son tratados por sus médicos de cabecera o en atención primaria la proporción seguramente es mucho menor”.

En cuanto al monitoreo domiciliario, sostuvo que “es sumamente útil cuando se lo realiza con una técnica y equipos adecuados”, para poder determinar el tratamiento antihipertensivo que puede incluir medicación, además de una dieta baja en sal.

Sobre la medición de la presión arterial en el domicilio, de acuerdo a lo determinado por el consenso europeo en 2008 sobre hipertensión, indicó que debe usarse un tensiómetro automático validado y en todos los casos, la medición se debe hacer en posición sentada, relajado, sin haber bebido café, ni fumado en los últimos 30 minutos.

La presión se debe medir 2 veces, con uno o dos minutos de intervalo entre una y otra medición, por la mañana y 2 veces por la noche y si la persona toma medicación, la medición debe efectuarse antes de tomarla.

También, se deben anotar todos los valores durante una semana previa a la visita médica y conviene descartar los valores del primer día, porque dan mayores señales de alarma.

El promedio del resto de las mediciones es el que da el valor promedio que los médicos deberán considerar, para tratar la presión arterial.

Comentarios

Ingresa tu comentario