Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

La línea B tendrá funcionamiento restringido hasta 2015

El servicio será restringido por las obras en las vías que posibilitarán la incorporación de 86 nuevos coches. (CABA) de hoy, y hasta febrero de 2015, la línea B del subte no correrá ni domingos ni feriados, y los sábados lo hará sólo medio día , mientras que de lunes a viernes habrá dos horas menos de servicio. Así lo estableció Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa estatal que...

El servicio será restringido por las obras en las vías que posibilitarán la incorporación de 86 nuevos coches.

0003523049

(CABA) de hoy, y hasta febrero de 2015, la línea B del subte no correrá ni domingos ni feriados, y los sábados lo hará sólo medio día , mientras que de lunes a viernes habrá dos horas menos de servicio.

Así lo estableció Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa estatal que administra la red, con el fin de realizar obras en las vías que posibilitarán la incorporación de 86 nuevos coches durante el primer trimestre del año próximo.

La ampliación de la flota intenta mejorar la frecuencia entre los trenes y brindar un servicio más confortable y seguro. Se trata de coches equipados con aire acondicionado y calefacción, y con un sistema anticlimbing que, ante accidentes, evita que un vagón se monte sobre otro.

También a partir de hoy se llevará adelante el montaje de un nuevo sistema de potencia eléctrica para la línea B, que se alimenta por medio del tercer riel y luego contará con catenarias.

Según explicaron voceros de Sbase, la adecuación de las vías se concretará desde 10 frentes simultáneos de trabajo en los túneles, que unen Villa Urquiza con el Bajo porteño, por debajo de las avenidas Corrientes y Triunvirato.

Como los operarios ocuparán las vías durante el montaje, será necesario el cierre intermitente del ramal. Por esa razón, desde hoy, de lunes a viernes, funcionará de 6 a 22; el horario actual es de 5 a 23. Los sábados apenas se prestará el servicio durante siete horas, de 6 a 13 (hoy es de 5 a 23), y los domingos y los feriados los trenes directamente no correrán.

Esas modificaciones resultan vitales para incorporar el nuevo material rodante y resulta necesario despejar las vías para su realización, así como restablecer el servicio con total seguridad para usuarios y trabajadores. Por eso es significativa la reducción en el horario de funcionamiento. La restricción afectará a unos 450.000 usuarios que viajan a diario en la línea, que, por otra parte, es la más usada de la ciudad.

Por otra parte, el 8 del mes pasado comenzaron las obras para construir las cocheras subterráneas de la línea D, que permitirá aumentar la frecuencia de los trenes. Según las previsiones del gobierno porteño, las cocheras estarían terminadas recién para fines del año próximo.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario