Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

La línea A sumó pasajeros gracias a los nuevos trenes y estaciones

(CABA) Casi todas las líneas fueron para un lado, pero una fue para el otro. Aunque la red de subtes tuvo el año pasado un 3,6% menos de pasajeros, la línea A aumentó un 25,5% la cantidad de gente transportada. Los coches con aire acondicionado y las nuevas estaciones explicaron este incremento, mientras que la baja global obedeció a líneas que no anduvieron por obras y a que, en general,...

(CABA) Casi todas las líneas fueron para un lado, pero una fue para el otro. Aunque la red de subtes tuvo el año pasado un 3,6% menos de pasajeros, la línea A aumentó un 25,5% la cantidad de gente transportada. Los coches con aire acondicionado y las nuevas estaciones explicaron este incremento, mientras que la baja global obedeció a líneas que no anduvieron por obras y a que, en general, también hubo menos pasajeros en otros medios de transporte del Area Metropolitana.

Los datos fueron brindados por Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa estatal porteña a cargo de la red. El año pasado las seis líneas transportaron 254.936.304 pasajeros pagos, lo que da en promedio en promedio 698.455 personas por día, aunque en los días hábiles el promedio fue de 955.798.

Este panorama es exactamente el contrario al que se había dado en 2013, cuando toda la red había subido un 6,6% pero la A había bajado un 5,7%, porque entre enero y marzo no había funcionado por las obras para poner a circular los nuevos vagones chinos.

¿Qué pasó el año pasado? La merma general se debió a distintos factores. Según explicaron en Sbase, “también los colectivos reportaron una baja del 4% según el INDEC, dejando en claro que uno de los motivos principales de la disminución en el transporte público responde a la caída de la economía”.

También hubo causas puntuales que afectaron en forma directa. Desde abril, la línea B no funcionó los fines de semana ni los feriados, y redujo su horario los días hábiles, por las obras para renovar la flota. De igual manera, en enero del año pasado la línea D tuvo que ser cerrada los fines de semana porque era necesario avanzar con la expansión de la línea H, con la que se cruzará bajo Santa Fe y Pueyrredón. Además, en junio hubo paros y varios días de protesta de los metrodelegados, quienes levantaron los molinetes en varias estaciones en reclamo de seguridad, luego de que la Policía Metropolitana comenzara a vigilar la red.

La línea A fue un caso aparte. Los usuarios ya saben que los nuevos vagones, que corren desde marzo de 2013, son más confortables, por el aire acondicionado y porque casi no se siente el ruido al circular. Además, en septiembre de 2013 fueron inauguradas las estaciones Flores y San Pedrito, que el año pasado ya funcionaron a pleno. Por otra parte, la línea que une Plaza de Mayo con los barrios del oeste fue la primera a la que Sbase llevó su plan de mejoras (limpieza, mejoras en la iluminación, pintura y nuevo mobiliario), con lo cual más gente la eligió para viajar.

Por eso en Sbase confían en que, a medida que puedan ir renovando la flota, las otras líneas también recuperarán pasajeros. En este sentido, citan una encuesta en la que afirman que mejoró un 24% la evaluación de los pasajeros sobre los vagones y un 20% la estaciones, entre otros puntos. “Estos indicadores confirman el rumbo de las políticas implementadas por Subterráneos y el Gobierno de la Ciudad”, afirmó Juan Pablo Piccardo, presidente de la empresa.

La línea que sin dudas sumará pasajeros será la H, porque en mayo serían inauguradas las estaciones Córdoba y Las Heras y en julio la de Santa Fe. Además, a lo largo del año pondrán a correr los 120 coches nuevos comprados para completar la flota de esta línea, que fuera inaugurada en 2007.

La B también debería mejorar, ya que desde marzo y paulatinamente irán poniendo a correr las 14 nuevas formaciones que fueron compradas a España, todas con aire acondicionado. Pese a la merma de pasajeros sigue siendo la que más gente transporta, y con las mejoras en la flota debería consolidar esa posición.

Por otra parte, la línea C sumará nuevos vagones desde abril y pasará de 9 a 12 formaciones, con lo cual aumentará un 25% su capacidad de transporte. En tanto, la D tendrá en marzo dos trenes con aire acondicionados y a lo largo del año otras tres, para sumar en 2016 cinco más y así completar la flota.

traspaso-del-subte-1664719h430

Comentarios

Ingresa tu comentario