Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

La Justicia porteña refuerza la protección de las calles adoquinadas

Lass calles adoquinadas deberán ser protegidas en su totalidad y no en forma parcial como había dispuesto el Poder Ejecutivo en la reglamentación de una ley debatida y aprobada en la Legislatura

(CABA) Las calles adoquinadas de la ciudad deberán ser protegidas en su totalidad y no en forma parcial como había dispuesto el Poder Ejecutivo en la reglamentación de una ley debatida y aprobada en la Legislatura. La norma, promulgada hace dos años, incluía con protección patrimonial las calles construidas con piedras graníticas, pero el gobierno pretendió reducir su alcance por futuras obras.

La justicia porteña hizo lugar a un amparo iniciado por ex integrantes de juntas comunales. Los amparistas cuestionaron el decreto mediante el cual se reglamentó la ley 4806, que había integrado al patrimonio cultural porteño las calles adoquinadas e impedía que fueran alteradas. Sancionada en noviembre de 2013, la ley establece la conformación de un catálogo de calles con adoquines para integrarlas en la categoría Espacio Público y, así, recibir la protección patrimonial.

Pero, en 2014, el decreto reglamentario limitó el alcance de la ley con una definición que se alejó de su espíritu inicial. “Son consideradas calles con adoquinado granítico aquellas construidas con piezas pétreas que, según su dimensión, se clasifican como «granitullo» o «granito» y cuya superficie pavimentada, en caso de encontrarse reparada la calle, no supere el 40 por ciento de la superficie total”, estableció el decreto.

“Es posible advertir que el Poder Ejecutivo ha excedido las facultades reglamentarias reconocidas en el artículo 103 de la Constitución de la ciudad de Buenos Aires”, expresó en su fallo el titular del Juzgado N° 3 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Pablo Mántaras. “El ejercicio de facultades reglamentarias de ejecución por parte del Poder Ejecutivo encuentra límites precisos en el ordenamiento constitucional local”, agregó.

Se estima que unas 3000 calles son adoquinadas y habría más de 50.000.000 de piedras de granito en desuso tras su extracción de ciertas arterias que fueron reformadas. En San Telmo, Palermo y Parque Chacabuco fueron protegidas por de la Unidad de Patrimonio Histórico de la Defensoría General de la Ciudad antes de la sanción de la ley 4806, que llegó para preservar todas las calles con adoquines. La anulación de la reglamentación retoma la norma inicial, por lo que todas las calles adoquinadas vuelven a estar protegidas. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario