La Justicia evalúa la posibilidad de trasladar a Robledo Puch a una granja

Es un campus evangélico ubicado en Magdalena manejado por una pareja done alojan a 24 presos que pasan allí sus últimos años de condena

(CABA) Carlos Eduardo Robledo Puch es la persona que más tiempo lleva presa en la historia criminal argentina. Desde el penal de Sierra Chica, el llamado “Angel de la muerte” presentó en la última década todo tipo de solicitudes para recuperar su libertad: desde argumentar que ya cumplió su pena (“prisión perpetua más la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado”) hasta reclamar un indulto extraordinario a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Sin embargo, hace poco más de un mes bajó un poco sus pretensiones y realizó una novedosa solicitud formal ante la Cámara de Apelaciones de San Isidro. Robledo Puch pidió ser trasladado a una granja manejada por una iglesia evangélica que se dedica a dar asistencia a los detenidos de la provincia de Buenos Aires.

El lugar –“Granja Campus Clue”– queda en Magdalena y tiene un convenio con el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para que presos seleccionados pasen allí sus últimos años de condena. Está ubicada en el kilómetro 25 de la ruta nacional 11, tiene 96 hectáreas y en dieciséis años (de 2000 a 2016) por allí pasaron en tránsito 380 internos y ex internos del SPB.

“Tiene lugar para 24 personas, actualmente viven allí dos de la misma edad que Robledo Puch y hay una vacante para él”, explicó el defensor general de San Isidro José Luis María Villada, que lo representa y firmó varios recursos reclamando su libertad.

“Allí hay un sistema de trabajo de granja por la mañana y de estudio por la tarde. No hay guardias. El lugar es manejado por un matrimonio: el hombre es una especie de capataz y su mujer prepara la comida”, detalló Villada, cuyo objetivo de mínima es que el juez de Cámara Duilio Cámpora acepte el traslado de Robledo Puch al campus para que espere allí “la decisión de la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires sobre su pedido de libertad”.

Por lo pronto, hace poco más de un mes Villada y representantes de la Iglesia que maneja el campus tuvieron una audiencia con el juez Cámpora, “le entregaron una carpeta con información y hasta un video”, confió el defensor general de San Isidro. Todo quedó en manos de este magistrado que, dentro de la Sala I de la Cámara de San Isidro, es el encargado de seguir la situación carcelaria de Robledo Puch. Eso sí, Cámpora no tiene plazos para resolver sobre el punto. NT