Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

La Isla Demarchi, el Hollywood porteño, sigue abandonado

La creación el Polo Audiovisual al sur de Puerto Madero, planteaba la reconversión de la zona con grandes inversiones. En medio de polémicas, el plan nunca avanzó. (CABA) Iba a ser el “Hollywood argentino”: un mega emprendimiento con un estadio para 20 mil personas, dos estudios abiertos de 5.000 m2 en total, áreas de servicios, y un distrito gubernamental con oficinas con vista al Río. Fue un anuncio que la...

La creación el Polo Audiovisual al sur de Puerto Madero, planteaba la reconversión de la zona con grandes inversiones. En medio de polémicas, el plan nunca avanzó.

demarchi

(CABA) Iba a ser el “Hollywood argentino”: un mega emprendimiento con un estadio para 20 mil personas, dos estudios abiertos de 5.000 m2 en total, áreas de servicios, y un distrito gubernamental con oficinas con vista al Río. Fue un anuncio que la presidenta Cristina Kirchner hizo en agosto de 2012 y que, en ese momento, iba a involucrar un negocio de más de $ 2.000 millones. Sin embargo, a casi dos años de la presentación, la construcción del polo audiovisual en la Isla Demarchi, que generó polémicas y cruces, nunca avanzó. Y hasta rozó lo insólito cuando el sindicato de Dragado y Balizamiento presentó un amparo para impedir el desalojo, pero la Justicia respondió que sin obras no hay proyecto y sin proyecto apenas es un tema abstracto.

El polo audiovisual implicaba una intervención en gran parte del predio de 12 hectáreas que está junto a Puerto Madero, en la Dársena Sur, frente a La Boca. Ahí funciona la Dirección de Construcciones Portuarias y vías navegables, trabajan mil personas y otras 200 estudian en la Escuela Naval Fluvial, que tiene una sede. Todas esas personas debían ser desafectadas del lugar, pero por ahora no tuvieron novedades, contó Clarín.

El emprendimiento no iba a ser menor. Detrás del anuncio se encolumnaron tres pesos pesados: por un lado, el empresario Cristóbal López, que propuso edificar casi 400.000 m2 de edificios para oficinas y residencial, un hotel y un espacio de entrenamiento de 32 pisos. López llegó a pensar en invertir ahí unos $ 4 millones. Pero no fue el único. La constructora Riva S.A. también buscó cerrar trato para levantar 216 mil m2 de un edificio híbrido de 300 metros de altura (en caso de concretarlo sería el más alto de la Ciudad con una inversión de $ 2.277 millones) y hasta IRSA, de Eduardo Elsztain (dueño de los principales shoppings del país) hizo una propuesta para la que pensaba arrancar poniendo $ 300 millones y que apuntaba a tener una sociedad mixta con el Estado como dueño mayoritario (51%).

Comentarios

Ingresa tu comentario